La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) CSIF ha defendido este lunes que la Administración autonómica debe garantizar la máxima seguridad posible en las aulas, y «para ello es imprescindible contar con purificadores y medidores de CO2, además de contratar más docentes para reducir el número de alumnos por aula».

En nota de prensa, el sindicato ha criticado que la Consejería de Educación, Cultura y Deportes desoiga las recomendaciones sobre ventilación en las aulas como medida de seguridad frente al contagio de COVID-19 y no implante purificadores de aire homologados.

Por ello, ha vuelto a recordar a la Consejería que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que «la ventilación no es una medida independiente y debería implementarse como parte de un conjunto integral de medidas», ya sea de manera natural con la apertura de puertas y ventanas o a través de la instalación de un sistema mecánico como son los purificadores.

«La Administración regional vuelve a dejar a docentes y alumnos a la intemperie, ya que al igual que sucedió el pasado curso, muchos tendrán que permanecer en clase con abrigos y mantas. Parece que hay que elegir entre pasar frío o exponerse a un contagio masivo en todo el aula», ha denunciado el presidente del Sector de Educación de CSIF Castilla-La Mancha, José Antonio Ranz.

De hecho, desde CSIF han lamentado que la Consejería ni siquiera haya procedido a adquirir medidores de CO2, una solución tecnológica muy barata que permite conocer cuando los niveles superan los valores recomendados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here