Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez, han apelado este miércoles a la acción sindical para «impulsar» los contenidos de la reforma laboral y del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y que se traduzcan en hechos en las empresas y centros de trabajo.

Ambos han participado en Toledo, junto a los responsables regionales de CCOO, Paco de la Rosa, y UGT, Luis Manuel Monforte, en una asamblea conjunta de delegados para informar sobre estos asuntos.

Sordo ha recordado que, a veces, cuando se habla de leyes laborales, «existe una visión, creo que poco atinada y poco conocedora de la realidad, que viene a pensar que porque las cosas cambien en el BOE, automáticamente las cosas cambian en empresas y centros de trabajo, y cuando hablamos de legislación laboral esto no es así».

De ahí que haya afirmado que tanto la reforma laboral como la subida del SMI «nos da palancas muy potentes para hacer acción sindical, pero la acción sindical hay que hacerla y tenemos que impulsar negociaciones en los centros de trabajo para, por ejemplo, evitar que la subida del SMI vaya acompañada de un proceso de absorción de pluses por parte de los empresarios para que los salarios apenas suban en la realidad».

Dicho esto, ha valorado una reforma laboral que solo en el mes de enero ha dejado el doble de contratos indefinidos «de los que se registraban en un mes de enero de cualquier año anterior en las últimas décadas» y se ha mostrado convencido de que el porcentaje de contratación indefinida «se va a acercar más al triple que al doble de lo que había habitualmente».

Pero para ello, «hay que estar en las empresas para fomentar y forzar que estos contratos se conviertan de temporales a indefinidos y que las nuevas contrataciones sean indefinidas y como eso muchas cosas», ha destacado.

Además, ha añadido que la reforma laboral también tiene efectos beneficiosos para Castilla-La Mancha, como en el convenio del campo de Ciudad Real, que va a conllevar mejoras de hasta 1.800 euros anuales en la categoría de peón, o el convenio de casinos, donde algunos trabajadores de algunas categorías van a ver mejorados en 700 euros sus salarios anuales.

En el mismo sentido, Álvarez ha destacado que existe «la necesidad imperiosa de que los cuadros del sindicato trasladen a los trabajadores cuál es el contenido de los acuerdos a los que hemos llegado» ya que, «en buena parte, el desarrollo y la rapidez de cómo se van a poner en marcha va a tener lugar si hay conocimiento o no de esos acuerdos».

Al respecto, ha manifestado que el acuerdo de pensiones que «en realidad está muy cerca» marca «un antes y un después» pues «por primera vez en la historia lo que hace es, en lugar de reducir prestaciones, aumentar los ingresos», de tal manera que, en estos momentos, «está garantizado su futuro» y «el equilibrio presupuestario está asegurado.

Sobre la reforma laboral, ha abundado en que traerá estabilidad, acabará con la temporalidad y el contrato «fundamental» va a ser el indefinido, y ha resaltado «un elemento muy importante» especialmente para Castilla-La Mancha, como es la prevalencia del convenio del sector sobre el de empresa. «Va a haber personas que van a cobrar 4.000, 5.000 o 6.000 más al año», ha precisado.

No obstante, ha admitido que aún «quedan cosas pendientes» relacionadas con el despido, las causas y la forma en que se tramitan los EREs, que tienen que ver con las cuestiones de descuelgue salarial y el precio del despido. «Esa es la segunda parte de la negociación, que vamos a conseguir que los trabajadores tengan y recuperen esas condiciones que se han perdido con la reforma del Gobierno del PP».

ERTES, COVID E IPC

En este contexto, y preguntado por la continuidad de los ERTEs COVID, Unai Sordo ha indicado que este jueves se celebrará la reunión para ver «cómo se afronta esa transición» entre los ERTES actuales y «las figuras que ya hemos considerado para tiempos de normalidad», remitiéndose a esta cita para valorar este asunto. No obstante, sí ha declarado que la de los ERTE en pandemia «fue una historia de éxito sin precedentes» y ahora habrá que pactar cómo se hace esa transición a la época post COVID.

De su lado, y sobre el IPC, Pepe Álvarez ha asegurado que los convenios no solo deben garantizar el poder adquisitivo sino que hay que mejorarlos y los salarios tiene que crecer en España. «Es una de las asignaturas del año 2022. Lo vamos a intentar hacer de manera racional en el acuerdo de negociación colectiva si tenemos contraparte», ha dicho.

«Se trata de hablar no de cuánto van a subir los salarios sino de si va a haber cláusulas de revisión salarial, que es un elemento clave y fundamental», ha concluido.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí