Se practique yoga en casa, en el gimnasio o al aire libre, la esterilla es un imprescindible. Por eso, antes de hacerse con una conviene comprobar al menos su comodidad, su grosor, su peso y su longitud. Es lo que ha hecho la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) con 12 modelos, analizando además su amortiguación, su adherencia, su resistencia, su facilidad de secado y la calidad de sus materiales. Y aunque los resultados reflejan sensibles diferencias entre ellas, hay un par de esterillas muy asequibles con una calidad razonable:

Spokey Yoga Mat Mandala: Precio: entre 18 y 29 euros. Grosor: 4 mm. A favor: Esterilla muy ligera con una buena amortiguación y un agarre aceptable. Su bajo precio la hace ideal para principiantes. Seca con facilidad. Contras: Al ser tan ligera se adhiere menos al suelo que otros modelos más pesados.

Bodhi Asana Mat: Precio: entre 17 y 20 euros. Grosor: 4,5 mm. A favor: Muy recomendable para principiantes por su bajo precio y su calidad aceptable en agarre. Excelente resistencia al desgaste. Tiene un peso razonable. Contras: Puede resbalar un poco con el sudor.

Eso sí, OCU advierte que son esterillas más indicadas para principiantes. Si se va a hacer un uso intensivo de ella, es necesario gastar un poco más de dinero. Hay esterillas con mayor poder de amortiguación y, sobre todo, más adherentes al suelo, lo que evita molestos deslizamientos. No obstante, la organización ha detectado que algunas incorporan sustancias no deseables, como los Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos o las nitrosaminas; sucede con la Manduka PROlite, la Kurma Grip Lite y la Lotuscrafts Oeko, tal y como se apunta en la revista Compra Maestra de septiembre.

En cualquier caso, OCU insiste en la importancia de probar el modelo antes de adquirirlo. El grosor de la esterilla debe aportar comodidad, pero sin dificultar el equilibrio durante las posturas. El largo de la esterilla también es importante: se recomienda elegirla ni demasiado larga ni demasiado corta, permitiendo estirarse completamente en ella sin salirse. Pero, sobre todo, es imprescindible que la superficie no resbale para mantener pies y manos firmes durante la práctica.

OCU recomienda limpiar la esterilla después de cada uso con un paño húmedo y jabón suave y, si es posible, guardarla en posición horizontal para que no pierda la forma. Aunque alguna puede tardar horas en secar, no se debe guardar húmeda. En el caso de las esterillas de caucho, ya sea natural o sintético, conviene airearlas cuando están nuevas para eliminar el olor a goma.

Inma Delgado Fotografía New Born



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí