La primera mitad de la semana estará marcada por la borrasca Evelyn, que barrerá de oeste a este la Península, con lluvias, chubascos y descenso de las temperaturas, pero una vez que haya pasado, desde el jueves predominará la estabilidad atmosférica, los cielos poco nubosos o despejados y -tras el descenso térmico de lunes a miércoles- con temperaturas que volverán a subir y el fin de semana rozarán los 30ºC en el valle del Guadalquivir.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado que este pasado domingo de Ramos se alcanzaron temperaturas muy altas en la mayor parte del país, como en Santander, donde se alcanzaron 28 grados centígrados, igual que en el valle del Guadalquivir, en Montoro (Córdoba), en Sevilla, e incluso se llegó a 29 grados centígrados en Jaén y en Almonte (Huelva).

Sin embargo, el portavoz ha señalado que un frente asociado a la borrasca Evelyn propiciará un notable descenso de las temperaturas en el tercio occidental de la Península, que será más acusado en el sur de Galicia, en el oeste de Castilla y León, también en el oeste de Extremadura y de Andalucía.

Lo más destacable de este lunes serán las precipitaciones generalizadas en el oeste y zona centro de la Península por la tarde, que además podrán estar acompañadas por tormentas. Las más abundantes se producirán en el oeste de Galicia y en el norte de Extremadura, sobre todo en el entorno del Sistema Central, mientras en el Mediterráneo aún no se esperan precipitaciones pero sí calima.

Respecto al martes, el frente asociado a Evelyn seguirá avanzando hacia el este y dejará precipitaciones generalizadas y ya se extenderán hasta el Mediterráneo. Ocasionalmente habrá tormentas y las precipitaciones más abundantes se producirán sobre la mitad oriental peninsular, donde además podrán estar acompañadas de barro, por la presencia del polvo en suspensión, mientras que en la mitad oeste en general las lluvias serán más dispersas e intermitentes, en forma de chaparrones, excepto en el norte de Extremadura, donde a primeras horas del día todavía serán abundantes.

Las lluvias irán remitiendo por el oeste peninsular, menos en el oeste de Galicia, donde serán más persistentes y, a últimas horas de la jornada del martes las precipitaciones también podrán alcanzar al archipiélago balear, sobre todo en Ibiza y Formentera.

DO La Mancha

El martes seguirá soplando el viento, con rachas fuertes o muy fuertes en áreas de montaña donde la nieve aparecerá a partir de unos 1.600 a 2.000 metros. Las temperaturas bajarán notablemente en buena parte del centro y este de la Península. La bajada puede ser de hasta 8 a 10ºC en el sur de Aragón, este de Castilla-La Mancha y este de Andalucía. Las temperaturas más altas se esperan en el Cantábrico Oriental, como en Bilbao, donde se pueden superar los 23ºC y en el interior de Cataluña y en el Mediterráneo andaluz se superarán lo 20ºC.

El miércoles la inestabilidad se concentrará en el área mediterránea peninsular y Baleares, donde las precipitaciones serán generalizadas, más abundantes en las provincias de Valencia y Alicante, y también en zonas costeras y próximas de Cataluña.

También se podrán formar tormentas y no descarta precipitaciones débiles en el Ebro y en el este de Castilla-La Mancha y Andalucía, en Galicia y Asturias que pueden extenderse de oeste a este hasta el centro. Crecerán nubes de evolución y puede haber chubascos de primavera por la tarde, sobre todo en zonas de montaña. El polvo en suspensión que provoca calima volverá a afectar al tercio oriental de la Península y Baleares.

Las temperaturas el miércoles empezarán a recuperarse y subirán unos 5ºC respecto al día anterior en la mitad oeste mientras que bajarán «algo» en Aragón, Cataluña, Baleares y puntos de la Comunidad Valenciana. Pasarán de 20ºC en el sur de Galicia, valle del Guadalquivir, sur de Andalucía y puntos costeros de Murcia y Alicante. «Un ambiente algo fresco para la época en el área mediterránea y Baleares», avisa el portavoz.

AQUALIA

JUEVES, SOL Y CALOR

El Jueves se producirá «una clara tendencia a la estabilidad» puesto que predominarán las altas presiones sobre la Península aunque un área de bajas presiones en niveles altos de la atmósfera situada al norte de Argelia aún dejará algo de inestabilidad en el área mediterránea peninsular y en Baleares, donde todavía habrá lluvias débiles. En el sur de Valencia y norte de Alicante podrían ser intensas.

El portavoz espera alguna lluvia o chaparrón ocasional en el extremo norte y en puntos del sureste y del resto del país. En principio no espera lluvias pero puede caer algún chubasco ocasional, débil y disperso en zonas de montaña. Son los «típicos» chaparrones primaverales.

En cuanto a las temperaturas, Del Campo señala que tendrán un «claro ascenso» en todo el país, especialmente este día el jueves en el nordeste, donde la subida puede ser de hasta 8 o 10ºC con respecto al día anterior. Así, prevé que se superen los 20ºC en el interior de Galicia, oeste de Castilla y León, Extremadura, oeste de Andalucía, Valle del Ebro y puntos del litoral mediterráneo. En Barcelona llegarán a 22ºC; en Madrid a 23ºC y Sevilla, 27 o 28ºC.

El viernes seguirá el ambiente anticiclónico y predominará el tiempo estable en la mayor parte de España, pues solo se espera algunas lluvias en el Cantábrico oriental y Pirineos.

Vinícola de Tomelloso

En el resto del país es posible que se formen de nuevo nubes de evolución diurna que, por la tarde, podrían dejar algún chubasco ocasional y disperso «propio de la primavera» y los más probables serán en zonas de montaña.

Otro día más volverán a subir las temperaturas: unos 6ºC en el este de la Península y Baleares donde las máximas pasarán de 20ºC en amplias zonas del país y superiores a 25ºC en el nordeste, en puntos de la costa mediterránea y los valles del Gudalquivir, Guadiana. Por ejemplo en Badajoz o Sevilla, el Viernes Santo se superarán los 28ºC de temperatura máxima.

El fin de semana lo más probable, según el portavoz, es que continúe el tiempo estable en la mayor parte del país, con nubes y lluvias débiles tan solo por el extremo norte. Las temperaturas seguirán subiendo y Del Campo no descarta que se rocen los 30ºC en el valle del Guadalquivir.

Así, espera un fin de semana de temperaturas altas para la época, con entre 5 y 10ºC más de lo norma en la meseta norte y en puntos del nordeste de la Península y en el tercio sur. El lunes podría volver a aumentar la inestabilidad y puede haber algunas precipitaciones en el norte de la Península.

Por su parte, en Canarias predominará esta semana el régimen de vientos alisios, con intervalos nubosos en general y posibles lluvias débiles en el norte de las islas de mayor relieve y con unas temperaturas que en la primera mitad de las más no experimentarán grandes cambios, aunque podrían subir de cara al fin de semana.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí