Es curioso ver como se suelen degenerar ciertas tradiciones o costumbres, pervirtiendo el espíritu que las creó. En el caso del día de los Santos inocentes la perversión ha sido un tanto cruel, ya que se ha llegado a utilizar este día para justificar todo tipo de bromas pesadas, en las que la humillación es la base de la broma.

En el Nuevo Testamento, San Mateo relata cómo, cuando nació Jesús, el rey Herodes ordenó una matanza en Belén para acabar con todos los niños menores de dos años y asegurarse así de que el anunciado Mesías, futuro Rey de Israel, era asesinado. Desde entonces, la Iglesia Católica conmemora cada 28 de diciembre la fiesta de los Santos Inocentes, para recordar esas crueles muertes infantiles.La tradición popular lo ha convertido también en un día para gastar bromas inocentes ¿Cómo ha ocurrido esto?

En los países anglosajones se celebra una fiesta similar el 1 de abril con el nombre de Fools’ Day (el «día de los tontos»). La Fiesta de locos, que se celebraba principalmente en Francia el primer día del año para honrar al asno en que cabalgó Jesús el domingo de Ramos para hacer su entrada triunfal en Jerusalén, se considera también precursora del día de los Inocentes.

No obstante también ésta tradición de gastar bromas enlaza con las fiestas Saturnales romanas (cómo todas las tradiciones navideñas), ya que éstas tenían también en este sentido sus propias perfidias: nadie estaba a salvo de convertirse en víctima de algún regalo bromista y muy calculado.

El 28 de Diciembre es costumbre entre los medios de comunicación, soltar una noticia falsa pero creíble en forma de juego para que el público la encuentre. Teniendo en cuenta que ciertos medios nacionales juegan siempre al límite con la verdad, creo que ahora deberían poner una noticia cierta para seguir con el juego, porque desde hace unos años la muchos titulares están manipulados y son más falsos que un billete de 255 euros. Imagino que «El Mundo Today» y «Rockambol News» hoy darán noticias verdaderas.

No obstante, y como trabajador de los medios de comunicación, apoyo incondicionalmente la costumbre de la prensa española de poner una noticia falsa para que los lectores intenten descubrirla, algo que en la era de la postverdad y el reinado de los fake news es todo un juego. En ese contexto no puedo entender que alguien se moleste, y que la corrección política nos tenga que llevar a una asepsia total del humor, para no dañar ninguna sensibilidad colectiva o individual, porque esta costumbre no tiene nada que ver con las bromas de humillación, las cuales parece que empiezan a descender.




Persona inquieta y multidisciplinar. Artista plástico, profesor de dibujo y acuarela, diseñador, gastrónomo, y escritor aficionado. Ha publicado en distintos medios digitales varios relatos, también ha publicado un libro de microrrelatos junto a Carlos Naranjo, y está trabajando en varios proyectos editoriales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí