Una reciente encuesta de fiabilidad de electrodomésticos, realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y que recoge 85.000 valoraciones de consumidores europeos, confirma un año más que Miele es la marca más duradera: la vida útil de sus lavadoras, secadoras, lavavajillas y frigoríficos alcanza los 15 años de media.

Gracias a la colaboración de los miles de consumidores que participaron en la encuesta, OCU ha elaborado además un índice de fiabilidad, por tipo de electrodoméstico, a partir del número y gravedad de las averías relatadas por los usuarios, lo que permite ofrecer un ranking de marcas:

DO La Mancha

En lavadoras, después de Miele, destacan los buenos resultados de Zanussi, Bosch y Siemens. Mientras que Edesa resulta la marca con peor fiabilidad.

En secadoras Miele es también la marca más fiable, en este caso seguida de Zanussi y Beko, por este orden.

En lavavajillas las primeras posiciones son para Neff, Selecline (Alcampo), Miele y Haier. Y por debajo de la media quedan Smeg, LG, Fagor y Brandt

En frigoríficos destaca muy por encima del resto la marca Kunft (Worten); y le siguen Franke y Buknecht. Smeg, por su parte, estaría entre las menos fiables.

La encuesta también recoge las averías más frecuentes según el tipo de electrodoméstico. En lavadoras, lo son la puerta y el filtro; en secadoras, las que afectan al sistema de secado; en lavavajillas, la bomba de circulación o evacuación; y en los frigoríficos, el sistema No Frost, tal y como se advierte en la revista Compra Maestra de noviembre.

A la cuestión de por qué cambiaron finalmente de aparato, los encuestados han respondido con el alto coste de la reparación y la falta de repuestos, que es una de las causas fundamentales de la obsolescencia prematura. OCU anima a los consumidores a informar sobre las averías e identificar así los puntos de mejora de los productos que usan; al tiempo que solicita a las empresas medidas que contribuyan a combatir este problema:

1. Que el producto se diseñe de forma que no haya piezas de calidad deficiente, frágiles o cuyo ensamblaje impida la apertura para una reparación.

2. Que reparar el producto tenga un coste notablemente inferior al de comprar otro nuevo.

Vinícola de Tomelloso

3. Que su garantía sea superior a los dos años obligatorios y sea real: ahora solo se atribuye a problemas del producto durante los primeros 6 meses.

4. Que se informe de la vida media prevista del producto, de las posibilidades de reparación, del tiempo de soporte previsto para la actualización del software o de cómo debe procederse para su correcto reciclaje.

ACREDITA
Advertisement

Y es que la durabilidad de los productos es un premisa indispensable para conseguir un mercado más justo y sostenible, afirma OCU. En este sentido es vital que la Administración impulse un etiquetado que indique la facilidad para reparar un electrodoméstico y su vida media real.   




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí