Considerada como el edificio más emblemático de la ciudad, la Posada de los Portales fue alojamiento de viajeros y tratantes hasta la década de 1960. Disponía de un anexo de cuadras y un patio empedrado donde se guardaban las caballerías y los coches.

La ciudad de Tomelloso, al estar ubicada en un cruce de caminos reales dispuso desde muy pronto de posadas y ventas populares, pero con su independencia y crecimiento demográfico se hizo necesario una posada de mayor categoría para albergar a todo tipo de huéspedes.

Fue construida en 1778 por iniciativa de doña Ángela Peñacarrillo en lo que era una encrucijada de caminos reales, enfrente de otro edificio emblemático: la iglesia de la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Tomelloso, y a la izquierda tiene el palacio consistorial. Se encuentra ubicada alrededor de estas dos construcciones que fueron constituyendo y ampliando la localidad, dejando una gran espacio abierto entre ambas hasta alcanzar lo que es hoy la Plaza de España. Al parecer la señora Peñacarrillo fomentó la construcción de la Posada de los Portales por causa de un cardenal, que pasó por la localidad allá por 1770, más o menos, y tuvo que hospedarse en alguna pensión de mala muerte, por lo que esta piadosa señora dijo que “la próxima vez que un enviado del santo padre pasase por Tomelloso, debería tener una alojamiento a su altura”.

Posada de Los Portales

Adquirida por el Ayuntamiento de Tomelloso a principios de la década de 1980, fue declarada Monumento Artístico de Interés Provincial, y se restauró durante los años 1990-1991. Se conservó su estructura original con una fachada de dos plantas con balaustres de madera torneados, levantadas sobre un gran soportal de dos grandes pilares en los extremos y 4 columnas toscanas, muy propias del estilo neoclásico de la época. En los dos pisos superiores tiene balconadas corridas de madera.

En su interior se ha conservado el antiguo hogar de vigas de madera, propias de la arquitectura manchega, además de la cocina primitiva con una gran campana-chimenea al fondo del edificio.

Actualmente el edificio alberga la oficina local de turismo y dos salas de exposiciones en la planta baja y la primera planta, donde se celebran exposiciones durante todo el año para dar cabida a la gran demanda de una ciudad muy aficionada al Arte.

Los horarios de visita de la Posada de los Portales son:

INVIERNO

  • Martes a Viernes: De 12 a 14 h. y de 17 a 20 h.
  • Sábado: De 11 a 14 h. y de 17 a 20 h.
  • Domingos y Festivos: De 11 a 14:30 h.

VERANO

  • Martes a Viernes: De 12 a 14 h. y de 18 a 21 h.
  • Sábado: De 11 a 14 h. y de 18 a 21 h.
  • Domingos y Festivos: De 11 a 14:30 h.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here