Efectivos del Grupo de Investigación y Apoyo a Tráfico (GIAT), del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete, han detenido a una persona, de 34 años, de nacionalidad rumana y residente en la provincia de Cádiz, como presunta autora de un delito de falsedad documental, por utilizar para su identificación en las pruebas teóricas para la obtención del permiso de conducir de clase B, una carta de identidad de su país y un certificado de registro de ciudadano de la Unión Europea falsos.

Asimismo, la Guardia Civil de Tráfico detectó a cuatro personas que se servían de medios ilícitos –dispositivos electrónicos– para la realización de las pruebas teóricas del citado permiso de conducir, siendo descubiertas tres de ellas en el aula de exámenes de Hellín y una en la de Villarrobledo, ha informado el Instituto Armado en nota de prensa.

En el marco de las funciones de control que la Guardia Civil de Tráfico de Albacete viene realizando, sobre las personas que concurren a las pruebas teóricas para la obtención de los distintos permisos de conducir o recuperación del permiso de conducir por pérdida judicial o administrativa, en los centros de exámenes que la Jefatura Provincial de Tráfico tiene habilitados en esta provincia, en fechas recientes se detectó a una persona haciéndose pasar por otra mediante una carta de identidad rumana y certificado de registro de ciudadano de la Unión Europea falsos.

Esta persona concurrió a la prueba teórica de obtención del permiso de conducir de la clase B por encargo de otro compatriota con dificultades para obtener de dicha licencia, prestándose a dicho fin, con ánimo lucrativo, en el aula de exámenes de Albacete.

Para este tipo de hechos, cometidos por particulares, el Código Penal prevé la pena de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses.

UTILIZACIÓN DE MEDIOS ILÍCITOS EN LAS PRUEBAS TEÓRICAS

Asimismo, en fechas recientes, fueron sorprendidos en el centro de exámenes habilitado de Hellín, tres varones de nacionalidad marroquí y residentes en la provincias de Almería y Murcia, además de otro en el centro de exámenes de Villarrobledo, de nacionalidad pakistaní y residente en la provincia de Albacete, utilizando en la realización de las pruebas teóricas para la obtención del permiso de conducir de la clase B medios ilícitos.

Estas personas utilizaban medios electrónicos ocultos, a través de los cuales y con la colaboración de terceras personas, les eran facilitadas las respuestas a las preguntas que aparecían en los respectivos test de exámenes.

Tras la finalización de pruebas, la Guardia Civil intervino los citados medios técnicos, cuya utilización lleva aparejada la declaración de “no apto” en la citada prueba de cada uno de los concurrentes, tal y como dispone el art. 57 del Reglamento General de conductores y el punto 4 del Apartado A de su Anexo VI.

El anteproyecto de Ley de reforma de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos y Seguridad Vial, pendiente de aprobación, se contempla como infracción muy grave cometer fraude en los exámenes de conducir usando dispositivos de intercomunicación, con una sanción de 500 euros de multa y hasta un período de seis meses sin poder examinarse nuevamente.

Las diligencias, por el delito de falsedad documental, instruidas por efectivos del GIAT del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número uno de Albacete, quedando pendiente la localización y detención de la persona suplantada que realizó dicho encargo y que ya se encuentra identificada.

El detenido portaba identidad falsa y otras cuatro personas usaban medios técnicos fraudulentos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here