“Tomelloso tiene un tesoro que debe seguir desarrollando, la literatura”


El salón de actos de la Casa de Cultura, acogió este jueves la presentación del libro “El Tomelloso literario. Una profecía autocumplida” editado por la Biblioteca de Autores Manchegos de la Diputación Provincial del autor Rubén Pérez Redondo. Participaron en el acto —que contó con una importante asistencia de público—, además del autor, del vicepresidente de la Diputación Provincial, David Triguero y del escritor Dionisio Cañas.

El concejal de Cultura, Rául Zatón, destacó que para el Ayuntamiento de Tomelloso suponía una alegría y un privilegio que el libro de Rubén José Pérez se presentase en nuestra ciudad. Dado que recoge a muchos de los personajes que han hecho grande a nuestra ciudad. “El Tomelloso literario. Una profecía autocumplida” engrandece, un poco más, nuestra cultura. Presentaciones como la que acogió la Casa de la Cultura, hacen patria con respecto a la cultura de la ciudad y ponen en el lugar que les corresponde a los autores de Tomelloso para que sean reconocidos, dijo el concejal.

El diputado de Cultura, David Triguero, destacó que tanto la Diputación como la Biblioteca de Autores Manchegos estaban “encantados de estar una vez más en Tomelloso”. Una vez más, señaló Triguero, porque la BAM no tendría sentido sin su labor principal de dar la posibilidad a los autores de la provincia de ver sus trabajos publicados. No es casualidad, señaló el vicepresidente de la Diputación, dado que no existe una localidad en la provincia que tenga más autores dentro de la BAM que Tomelloso. Con el libro de Rubén José Pérez, manifestó Triguero, se constata que lo de que Tomelloso es la Atenas de la mancha no se queda solo en un eslogan. Por ello, David Triguero dio las gracias al autor por este gran trabajo que gracias a la BAM está a disposición del pueblo de Tomelloso y toda la provincia. Agradeció al Ayuntamiento de Tomelloso las facilidades que siempre ponen a los actos culturales y especialmente a los organizados por la Diputación.

Las gentes de Tomelloso han interiorizado que son un pueblo de artistas y escritores

Dionisio Cañas, durante la presentación, hizo ver que el trabajo de Rubén José, a diferencia de  El cura y los mandarines. Cultura y política en España, 1962-1996 (2014) de Gregorio Morán o el excelente libro de Sergio del Molino, La España vacía, no se detecta ningún desapego de los autores principales a su tierra natal, La Mancha, ni de su pueblo, Tomelloso. “Todo lo contrario: no se puede entender la obra de García Pavón sin ese apego a su pueblo. Lo mismo se puede decir de Eladio Cabañero y de la obra última de Félix Grande. Y en mi caso, el ir y venir entre Nueva York y Tomelloso creo que ha marcado sustancialmente todo mi trabajo”.

El libro, continuó Dionisio Cañas, sigue siendo una gran aportación al conocimiento sociológico del fenómeno de la creatividad literaria en Tomelloso desde sus orígenes hasta nuestros días. Cañas, citando al  autor dice que “el que nace en Tomelloso lleva marcado a fuego su pueblo y automáticamente se convierte en un embajador del mismo”. Para Dionisio, las más más brillantes aportaciones como sociólogo se encuentran en su estudio de “la institucionalización de la literatura” en Tomelloso. Finalmente, una aportación esencial la encontramos en el epílogo: “Una profecía autocumplida”.  Allí escribe Rubén: “Podemos decir que el fenómeno literario en Tomelloso sigue el patrón de la corriente de pensamiento del interaccionismo simbólico, en cuanto que podemos aplicarle el Teorema de Thomas, que manifiesta que si las personas definen una situación como real, esta lo es en sus consecuencias. Esto es justo lo que sucede en Tomelloso; sus gentes, en gran medida, han interiorizado como creencia la expectativa de que son un pueblo de artistas y escritores”.

Un fenómeno singular

Rubén estaba muy contento de presentar el libro en Tomelloso, la culminación de un esfuerzo importante, ya que forma parte, como se sabe,  de su Tesis Doctoral, acaba en el año 2014. El autor se encontraba muy ilusionado con la edición de un libro que recoja “esta historia tan maravillosa de la literatura en Tomelloso”.  Un fenómeno singular, señaló, que debía ser analizado y que a Pérez le sorprendió que nadie de Tomelloso lo hubiese hecho antes. Confesó que el acometer este trabajo fue debido a que conoció a un tomellosero, José Madrigal,  que “fue quien me descubrió esta realidad tan maravillosa”.

El libro, explicó el autor durante la presentación, recoge la historia del fenómeno literario de Tomelloso que surge primero en las quinterías. Posteriormente, y gracias al surgimiento de una “generación de oro” de las letras tomelloseras le da empaque al fenómeno y se asienta gracias a los premios. Al final, los galardones son símbolos que sirven para denotar y poner en valor a alguien o algo, en este caso a los autores tomelloseros y la literatura de la ciudad, trascendiendo los límites de Tomelloso.

Y la última fase es la institucionalización del fenómeno literario a través de la creación de unos premios literarios, sin ellos, sin la Fiesta de las Letras, no habría sido posible. El certamen literario, que llegó a Tomelloso gracias a la Orden Carmelita y al Padre Pedro y del que Francisco García Pavón fue un defensor y promotor es la piedra definitiva sobre la que asiente el fenómeno literario de Tomelloso. Eso permite, dijo, el goteo continuo de nuevos escritores. La profecía autocumplida hace creer a Tomelloso que era —sin serlo— un referente literario y eso acabó convirtiéndose en realidad.

La literatura es el antecedente del futuro

Rubén acabó hablando de sueños, la literatura es algo importante, en todas las sociedades. “Ustedes tienen aquí un tesoro que tiene que seguir desarrollando, la literatura”, aseguró. Para Rubén José, “la literatura es el antecedente del futuro”, las personas fabulamos, creamos historias y eso permite que salgamos de la realidad encorsetada. La literatura es muy importante porque “nos saca del redil de la realidad” y nos habla de la “realidad en lo irreal”. Muchos escritores han sido los que han provocado los cambios en la sociedad. Los sueños, aseveró “nos llevan a construir el futuro”. Para acabar, Rubén Pérez, pidió al auditorio que “sigan leyendo, sigan escribiendo y sigan soñando”.

  • auditados-por-OJD1.png
  • bodegas-verum-3.gif
  • gif-kirira.gif