El Atlético Tomelloso perdona demasiado

0
Salones Epilogo

El Atlético Tomelloso vivió otra pesadilla de una noche de verano con la diferencia que las bajas temperaturas y a las puertas del mes de diciembre recordaron, más bien, una tarde de invierno de esas para olvidar. La lesión de Mena en pleno calentamiento avisaba que no iba a ser una tarde fácil. Mala pinta tiene la rodilla del joven portero que se quedó clavado en el maltrecho césped del Paco Gálvez.

Arrancó el partido y la ocasión de Gallego a los dos minutos en boca de gol advertía de una tarde complicada. Y es que el Paco Gálvez tuvo un ‘deja-vu’, un sueño ya vivido, una experiencia ya sonada. Ocurrió en la primera jornada ante el Mora y un poco más de lo mismo ante el Almansa; mucho dominio, muchas ocasiones y un pobre empate. Cuestión de pegada.

Corría apenas dos minutos del primer tiempo cuando De la Hoz se metió hasta la cocina por banda izquierda para poner un centro al pie de Gallego con la mala suerte que la mandó rozando el palo. Era la primera. Era la más clara. A partir de esa ocasión, ambos equipos intentaron jugar al fútbol olvidando que el terreno de juego era una especie de supervivencia en medio de un patatal. Con mantenerse en pie era suficiente para no cometer demasiados errores. Con lo cual, a falta de combinación, Darío tuvo que emplearse con el juego directo ante la buena defensa gallarda.

Vinicola Inline

Gorka fue el primero en avisar en el cuadro visitante con un lanzamiento de falta que salvó la barrera y que se encontró con los puños de Buyo. Más tarde ponía la réplica Santi Cabeza con un centro que se envenenó por el costado izquierdo y que Juli tuvo que sacar una gran mano para evitar el gol. El rechace lo escupió la cabeza de Del Barco que apenas se esperaba el balón. Sin embargo, paso el ecuador de la primera mitad, Del Barco tuvo una ocasión digna de expediente X y otra de falta de pegada. Primero hizo lo más difícil, le robó la cartera a un defensa del Marchamalo y se plantó ante el portero por el palo corto. El delantero quiso pegarla con el interior, rasita y al palo largo y salió algo extraño de su bota; una especie de volea rasa, medio empeine o medio exterior que casi sale por la banda contrario. Un caso, vamos.  Sin embargo, a la siguiente jugada, el jugador se plantó ante Juli y la pegó al muñeco para desesperación suya y de la grada. Tres ocasiones clarísimas y cero goles. Pero todavía quedaban 45 minutos.

Dominio absoluto

En el segundo tiempo, el Marchamalo dio un paso atrás y el Atlético Tomelloso se fue a por el partido a pecho descubierto. Las subidas continuas de Manu Monteagudo o Barea eran un fiel reflejo del ansia por ganar. De pensar con el corazón más que con la cabeza. Pero de nuevo, la mala puntería desesperó un poquito más al respetable y a Del Barco. Apenas habían pasado tres minutos de la reanudación cuando el madrileño de internó solo en el área, el portero empezó a recular y todo era cuestión de portería, pero de nuevo el ariete la mandó al muñeco.

Así, hasta que en el minuto 76, Santi Cabeza, de lo mejor del encuentro, rascó un penalti para poner a su equipo por delante en el marcador. El de Las Pedroñeras tiró de experiencia y maestría para batir a Juli y poner el 1-0. Sin embargo, poco le duró la alegría al Atlético Tomelloso ya que cuatro minutos más tarde, en el único fallo defensivo llegó el empate del Marchamalo. Cheik botaba una falta al corazón del área y el balón quedó franco al borde del área pequeña. Allí apareció Ballesteros para pegarla raso y poner el 1-1 en el marcador.

Pudo llegar la victoria auriverde si el cabezazo de Barea se va 10 centímetros a la izquierda, pero su testarazo se fue lamiendo el palo. Sin embargo, en tiempo de descuento, también pudo llegar la victoria visitante si Buyo no realiza una de las paradas de la temporada al meter una mano prodigiosa en un lanzamiento de falta de Jairo que iba a la misma escuadra.

Al final, empate con sabor a rabia, con sabor a impotencia y, en definitiva, empate con sabor a falta de pegada. Y es que tanto perdonó el Atlético Tomelloso que terminó pagándolo.

Caja Rural Castilla-La Mancha – Donde Quieras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here