Salones Epilogo

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️

A las tres en punto de la madrugada de este Sábado Santo partía de la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora la Procesión del Silencio. Medía hora antes, los cofrades de la Penitencia de la Santa Cruz, oraban en comunión.

Desfilaron, con el silencio solo roto por el desasosegado lamento de las cadenas arrastrando por el pavimento, por la calle Independencia, la Glorieta, Domecq, Carboneros, Carlos Morales, Doña Crisanta, Belén y Don Víctor.



Varios centenares de cofrades —tal vez medio millar— cabizbajos y mudos hacían esta Estación Penitencia, sin duda, la procesión más característica de nuestra Semana Santa. Vestidos con túnica negra, la única concesión a la estética —no obstante contenida— es el paso que sacan, la Gran Cruz Expiatoria del Pueblo.

▶️▶️ síguenos en Telegram ◀️◀️


EUROCAJA RURAL PIE

Santiago Apostol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here