Atardece en la ciudad, aparenta ser primavera, pero no, estamos en mitad de febrero, aún estamos en invierno. Parece mentira que, algunos, no vean esto del cambio climático, es para preocuparse, y mucho.

Pero volvamos a las «portás», el sol que, antes de ponerse, quiere asomarse a la calle por última vez, y se cuela por la pequeña rendija, apenas se percibe, salvo que al pasar por esa milésima de segundo en la que quedas cegado y te hace observar la imagen, que como no, me pilla con la cámara de fotos y queda capturada para entomelloso.com, ¡hasta la próxima semana!



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre