La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha acusado este viernes a las comunidades autónomas de no haber hecho «su parte previa del trabajo» y de no haber «hecho discriminación» a la hora de remitir al Ministerio de Empleo «lo que eran ERTEs de lo que no».

«En un momento de teletrabajo se produce una parte importante del trabajo de cribado. Los ERTEs se están pagando. Es verdad que se producen cuellos de botella porque hemos tomado una decisión muy importante. Es verdad que hay veces que hay huecos que no se cubren. Pero hemos sido muy preventivos», ha explicado.



En esta línea, la vicepresidenta ha señalado que el Ejecutivo ha tenido que reaccionar de manera muy rápida para dar respuesta a los trabajadores, aunque ha reconocido lo abrumador de la «avalancha» de documentación que ha sido remitida por las propias CCAA.

Preguntada si el Gobierno ampliará los ERTEs hasta finales de año, Calvo ha explicado que están trabajando con los agentes económico y sociales para que estos expedientes no lleguen a convertirse en expedientes de regulación de empleo (ERE).

Se busca, de esta forma, evitar la «tradicional respuesta de generar mucho paro». «Es una forma cíclica cuando se tiene que reaccionar a la crisis echar a la gente del trabajo y crear una bolsa de paro», ha indicado Calvo, que ha asegurado que la intención del Ejecutivo es que «la gente con más problemas» no se quede en la «vía muerta».



Calvo se ha expresado así después de que el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, pidiese este jueves ampliar «al menos hasta diciembre» los ERTE y dotarlos de mayor adaptababilidad, si bien ve «muy difícil» que se alcance un acuerdo antes del día 15.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre