15.8 C
Tomelloso
sábado, 13 abril

Junta y oposición coinciden en exigir un nuevo modelo de financiación autonómica, pero PP acusa a Page de inacción

Molina ha defendido la urgencia de establecer "un nuevo modelo de financiación autonómica", dado "el retraso" en la actualización del establecido en el año 2009

El pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha ha sido escenario este jueves de un debate general sobre los planteamiento de la región en cuanto a financiación autonómica. Un debate en el que se ha evidenciado el choque político entre el Gobierno y el Grupo Parlamentario Popular, a pesar de coincidir en la necesidad de modificar el modelo de financiación autonómica a nivel nacional, a través de las críticas del PP al Ejecutivo, al que acusa de falta de acción para exigir justicia fiscal para Castilla-La Mancha.

Durante el debate, el consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, Juan Antonio Ruiz Molina, ha defendido la urgencia de establecer «un nuevo modelo de financiación autonómica», dado «el retraso» en la actualización del establecido en el año 2009, recordando que este «perjudica a Andalucía, Valencia, Murcia y Castilla-La Mancha».

En esta línea, se ha detenido a cuestionar el motivo por el cual «Rajoy, teniendo incluso mayoría absoluta, no acometió una modificación o un nuevo modelo de financiación autonómica una vez que había caducado», en el año 2014.

Sobre los planteamientos de frente común en la propuesta del nuevo modelo de financiación, el consejero ha subrayado que el Ejecutivo castellanomanchego ha mantenido encuentros «con todos o con todas las comunidades autónomas que pudieran tener intereses coherentes con la posición que tiene Castilla-La Mancha». Sin embargo, ha destacado las dificultades para encontrar posiciones en común, afirmando que entre las 15 comunidades autónomas con régimen común se dan «15 posiciones diferentes», ya que todas plantean «ponderar aquellas variables que les benefician».

En este sentido, ha afirmado que Castilla-La Mancha se encuentra muy lejos de los planteamientos de Cataluña, al igual que los de Madrid o Valencia que, a pesar de contar con el mismo perjuicio causado por el actual modelo, defiende un planteamiento «que se parece en muchos casos a la que quiere Cataluña y es que los recursos se repartan en función de la capacidad tributaria o capacidad económica del territorio y no en función de las necesidades».

En cuanto a la posición de Castilla-La Mancha respecto a la condonación de la deuda a Cataluña, Ruiz-Molina ha transmitido su confianza en el planteamiento de la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de mantener una reunión con cada comunidad autónoma para establecer «cuál es esa condonación justa para cada comunidad autónoma».

Ruiz Molina, que ha analizado los orígenes del endeudamiento autonómico situándolo, en el caso de Castilla-La Mancha, en la necesidad de acudir al Fondo de Liquidez Autonómica durante la crisis de 2008 y en la infrafinanciación establecida por el actual modelo, ya que «parte de esa infrafinanciación la ha compensado con un incremento del endeudamiento», ha planteado que el Ejecutivo regional exigirá una restructuración de la deuda nunca inferior a «2.200 millones de euros».

EL PP ACUSA A GARCÍA-PAGE DE INACCIÓN

El Grupo Parlamentario Popular, por su parte, a través de su parlamentaria, Carolina Agudo, ha reiterado las críticas a García-Page, asegurando que mantiene una posición pública de reivindicación sobre la financiación autonómica, pero no exige al Gobierno de España «que se aborde el debate».

«Hoy planteamos en estas Cortes el impulso de un nuevo modelo de financiación autonómico para que se negocie en una mesa común, también con Cataluña», ha declarado Agudo.

Frente a esto, Agudo ha acusado al Ejecutivo regional de estar «permitiendo que cada año Castilla-La Mancha siga perdiendo mil millones de euros por una financiación injusta que puede resolverse». «Usted aquí no ha dado ni una sola solución», ha añadido la parlamentaria ‘popular’ interpelando al consejero de Hacienda.

Bogas Bus

Además, ha criticado los planteamientos ante la condonación de deuda, afirmando que «supone no solamente una bajada de la financiación que nos toque como región sino también una subida de impuestos».

EL PSOE SECUNDA AL CONSEJERO

De su lado, el Grupo Parlamentario Socialista, por boca de su diputado Fernando Mora, ha secundado al consejero de Hacienda, defendiendo sus planteamientos para renovar «un modelo de financiación que está caduco».

«El modelo de financiación autonómico en Castilla-La Mancha tiene que ser justo para Castilla-La Mancha, justo para el resto de las comunidades autónomas, justo y suficiente», ha asegurado Mora, coincidiendo con el Partido Popular en que, con el actual, «Castilla-La Mancha está infrafinanciada».

Sin embargo, el parlamentario socialista ha respondido a las críticas dirigidas por Carolina Agudo, asegurando que «están simplemente con los temas de la amnistía, con Cataluña, y no se enteran de lo que pasa aquí». «El modelo de financiación actual ha favorecido a Cataluña, sí, ha favorecido a Cataluña y ha favorecido a Madrid», ha añadido.

Además, ha rechazado la acusación de que el Ejecutivo no actúa para alcanzar esa reforma del modelo, apelando a la intervención del consejero de Hacienda «el 28 de noviembre del 2023 en el Senado».

VOX RECHAZA EL DEBATE

El Grupo Parlamentario Vox, de la mano de su parlamentario, Francisco José Cobo, que ha intervenido ataviado, como el resto de miembros de su grupo, con una camiseta alusiva a su rechazo a la Agenda 2030, ha mantenido una posición apartada del debate que ha valorado como «una discusión artificial», que conduce a «profundizar en el problema autonómico».

El diputado de Vox ha defendido su posición de centralizar competencias en el Estado central, ya que los conflictos por financiación entre regiones conducen a fomentar «el egoísmo regional».

PROPOSICIONES

En línea con las posturas mantenidas en el debate, han sido presentadas tres propuestas de resolución diferenciadas, de cada uno de los grupos parlamentarios presentes en la Cámara. Así, el PSOE ha planteado una, finalmente aprobada por el pleno de las Cortes gracias a sus 17 votos, frente a los 16 votos contrarios de los parlamentarios de PP y Vox, en la que reivindica la gestión presupuestaria del Ejecutivo regional, mientras urge al establecimiento de un nuevo modelo de financiación.

El PP, por su parte, ha planteado evaluar el impacto en Castilla-La Mancha de la condonación de deuda a Cataluña, así como la negociación del nuevo modelo de financiación en una mesa común de todas las regiones, propuesta rechazada por los 21 votos contrarios de los parlamentarios de Vox y PSOE, obteniendo tan solo los 12 votos a favor de su propio grupo parlamentario.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Vox ha presentado una breve moción en la que instan a una bajada de impuestos, y a «romper las fronteras artificiales generadas por el Estado de las autonomías». Una propuesta igualmente rechazada, con los 17 votos contrarios del PSOE, las 12 abstenciones del PP y el voto favorable de los 4 diputados de Vox.

+ Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí