14.2 C
Tomelloso
domingo, 24 marzo

Castilla-La Mancha, la región con menor incidencia de enfermedad renal crónica, con 2.600 personas

La enfermedad sigue creciendo y ya son más de 2.600 las personas de la región que necesitan diálisis o un trasplante para seguir viviendo

Castilla-La Mancha se sitúa como la comunidad autónoma con menor tasa de incidencia de enfermedad renal crónica (ERC), según la Sociedad Española de Nefrología, que ha advertido de que, a pesar de ello, esta enfermedad sigue creciendo y ya son más de 2.600 las personas de la región que necesitan diálisis o un trasplante para seguir viviendo.

Así lo ha puesto de manifiesto en una nota de prensa con motivo del Día Mundial del Riñón, que se celebra este jueves bajo el lema ‘Promoviendo la igualdad en el acceso a la atención sanitaria’, con el que se incide en la necesidad de garantizar la igualdad y un acceso equitativo a los recursos sociosanitarios y tratamientos renales, independientemente de la comunidad en la que se resida.

Advertisement

 La Sociedad Española de Nefrología ha explicado que la enfermedad renal crónica se ha convertido en un «grave problema» de salud pública y se estima que en España afecta ya al 15 % de la población, unos siete millones de personas,

En este sentido, ha alertado de que, de seguir su ritmo de crecimiento actual, se convertirá en la segunda causa de muerte en el país.

Además, la prevalencia del tratamiento renal sustitutivo, es decir, el número de personas que están en diálisis o esperando un trasplante para sustituir la función de sus riñones, ha aumentado más de un 30 % en la última década en España y se sitúa en 1.411 pacientes por millón de población (pmp). En concreto, un total de 66.982 personas están en esta situación.

No obstante, Castilla-La Mancha se sitúa «muy por debajo» de la media nacional, con una prevalencia (total de población afectada) que alcanza las 1.268 personas por millón de población y una incidencia (nuevos casos) de 113 pmp, también por debajo de la media nacional, que es de 150 pmp.

Un Plan de Salud Renal de ámbito nacional

Ante esta situación, los profesionales de Nefrología y los pacientes renales han insistido en la importancia de desarrollar un Plan de Salud Renal de ámbito nacional que recoja medidas concretas para avanzar en la prevención y el diagnóstico precoz, con el fin de frenar su crecimiento.

Asimismo, han abogado por dar una mayor visibilidad a la enfermedad y por que las administraciones públicas realicen «un mayor esfuerzo» en este sentido.

“Hay que lograr que los ciudadanos se preocupen por su función renal y la salud de sus riñones, igual que lo hacen con sus niveles de colesterol o ácido úrico o con su tensión arterial», ha afirmado el doctor Emilio Sánchez, presidente de la Sociedad Española de Nefrología.

Mejora de los tratamientos y la atención

También han reclamado otras medidas para avanzar en la mejora de los tratamientos y la atención y calidad de vida de las personas afectadas, en especial de las que tienen que someterse a diálisis o trasplante para seguir viviendo.

Bogas Bus

En concreto, seguir fomentando el trasplante de riñón, tanto a través de donante fallecido como de donante vivo; y potenciar las terapias de diálisis domiciliaria, que son más flexibles y personalizadas que otros tratamientos como la hemodiálisis en hospital y proporcionan múltiples beneficios clínicos.

Por su parte, el presidente de la Federación nacional de asociaciones de personas con enfermedades renales ALCER, Daniel Gallego, ha coincidido en la necesidad de contar con un Plan de Salud Renal nacional, «con estrategias claras para prevenir, detectar, manejar y tratar a las personas con enfermedades renales y con indicadores de calidad para que se implementen en todas las comunidades autónomas». 

+ Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí