20.8 C
Tomelloso
viernes, 19 abril

Cuando el Alzheimer te impide celebrar «el hito» de cumplir cien años

«Nena, yo creo que si sigo tan bien como hasta ahora, puedo llegar a los cien». Ésta era la frase más repetida por Aniana García Sánchez a su única hija, antes de perder la memoria, hecho que ahora, que acaba de convertirse en centenaria, le impide celebrar lo que para ella era «un hito».

Aniana no podrá ser consciente de haber cumplido un siglo de vida, que es la supervivencia alcanzada por los 19.639 centenarios que hay en España, según los últimos datos del INE consultados por Efe, un 77,6 por ciento de ellos -15.257- mujeres.

Bogas Bus

Un colectivo en el que, como ella, entre un 60 y un 70 % sufre algún deterioro cognitivo, según datos recabados de la Confederación Española de Alzheimer.

Y eso es lo que lamenta su hija y cuidadora, María del Mar, que no pueda disfrutar de haber alcanzado su «meta», aunque asegura que alberga cierta esperanza al ver la «sonrisa» que se le dibuja a su progenitora en los labios cuando le dice: «ya has llegado a los cien».

Entonces «fantasea» con la idea de que su madre, aunque no hable para expresarle «¡lo he conseguido!», interiormente sienta la satisfacción de haberse convertido en una centenaria, que ha sobrevivido, entre otros avatares, a la guerra civil española, a la pérdida de su primer hijo cuando era un bebé y a la de su marido a muy temprana edad o, por citar un hecho más reciente, a la covid-19 de la que se contagió con 99 años.

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, ENTRE LOS RECUERDOS OLVIDADOS

De la guerra civil, que pasó en Puertollano (Ciudad Real) donde se crió con sus padres y cinco hermanos, Any -como siempre la han llamado su familia y amigos- recordaba cómo, durante los bombardeos, la metralla se quedaba incrustada en las macetas y paredes del patio de la casa familiar que ella, con 13 años, atravesaba «nerviosa» al escuchar las sirenas que anunciaban el ataque.

Inma Delgado Fotografía New Born

También contaba -pues gozaba de muy buena memoria hasta que el Alzheimer irrumpió en su vida, por suerte de forma tardía- el «gran malestar» que le provocaba, durante la misma contienda, escuchar comentar en la calle «ayer se llevaron a tal o cual vecino a dar el paseíllo», lo que significaba que los del bando ideológico contrario al elegido lo habían llevado al paredón para darle muerte con un fusil.

Pero Any, fuerte y vitalista de naturaleza, no narraba solo episodios desgraciados, también le gustaba rememorar que, en Madrid, donde se vino a trabajar de jovencita siguiendo los pasos de su hermana mayor, fue vecina, nada más y nada menos, que de Lola Flores, en el barrio de Salamanca.

La artista jerezana vivía en los años 40 del pasado siglo en el número 9 de la calle Povedilla y Any en el número 11 de la misma calle, junto con su hermana menor, que también optó por abandonar su pueblo para abrirse camino en la capital.

La proximidad física y también de edad pues Lola Flores y Aniana nacieron el mismo año, 1923, y con prácticamente dos meses de diferencia -la primera el 21 de enero y la segunda el 31 de marzo- propiciaron que la entonces incipiente estrella, que entonces formaba pareja artística con Manolo Caracol, invitase a Any y a su hermana a su espectáculo, lo que ambas, en plena juventud, vivían como «algo excepcional».

La ya centenaria, que, pese a su deterioro cognitivo, mantiene un buen estado de salud, vive con su hija en Toledo, ciudad en la que ésta trabaja y donde, hasta hace relativamente poco, unos cinco años, era muy común verlas pasear juntas o asistir al teatro u otros eventos culturales, porque para Any cumplir años nunca ha sido un hándicap.

«Todo lo contrario, a los 82 años se atrevió con un viaje a Egipto y a esa misma edad resolvía sudokus de dificultad media bastante rápido, mucho más que yo», bromea su hija, que celebra con orgullo que su madre forme parte ya de las 650 mujeres mayores de cien años que viven en Castilla-La Mancha y representan el 76 % del total de 855 centenarios de la región, según datos del INE.

Precisamente Toledo, donde Any reside, es la provincia de la región con mayor número de centenarias (206), seguida de Ciudad Real (156), Guadalajara y Albacete (97 cada una) y Cuenca (94). 

+ Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí