La consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha asegurado este jueves que, para el Gobierno regional, los vientes de alquiler son «una forma de explotación reproductiva, una forma de violencia sobre el cuerpo de las mujeres».

La también portavoz del Ejecutivo autonómico ha hecho estas declaraciones en un acto en Toledo, al ser preguntada por el debate social que se ha suscitado tras la decisión de la artista Ana Obregón, de 68 años, de convertirse en madre de una niña por gestación subrogada en Miami.

La titular regional de Igualdad ha hecho hincapié en que las mujeres que en los países donde está legalizada esta práctica se someten a un vientre de alquiler son «absolutamente pobres, mujeres humildes que tienen que alquilar su cuerpo en un proceso tan transformador como es un embarazo y tan traumático como es parir a un bebé que puede no tener tus genes, pero que has llevado en tu vientre durante nueve meses, y después tener que entregarlo».

En este punto, Fernández ha hecho una apelación al derecho de las personas a ser padres y madres, si bien ha remarcado que «hay muchos niños en España y en Castilla-La Mancha que necesitan una familia de acogida y tienen derecho a tener una familia».

Por ello, ha pedido que «reflexionemos muy bien cómo afectan nuestras decisiones y nuestros derechos individuales a los derechos de las demás personas».

Y, en calidad de portavoz del Ejecutivo regional, ha indicado que tiene que decir que «los vientres de alquiler en España no son legales, que nosotros no creemos que se deban legalizar pero que sí que entendemos que esos niños y niñas se tengan que filiar, porque el interés superior del menor está por encima de cualquier otra cuestión», ha aseverado.

Inma Delgado Fotografía New Born



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí