Burdeles, pisos, las “mamis” y los “puteros”. Es difícil conocer cuándo comenzó a ejercerse la prostitución en Tomelloso, pero lo que sí apuntan los datos es que el municipio se sitúa entre las localidades de Castilla-La Mancha donde más se ejerce la prostitución forzosa, con especial hincapié en la conocida Avenida Príncipe Alfonso.

Procedentes de Colombia, Uruguay, Brasil, Rumanía, Ucrania, Bulgaria, Marruecos, República Dominicana o Paraguay, el perfil de las mujeres que ejercen la prostitución en Tomelloso cuenta con una peculiaridad: mientras que en otros municipios suelen ser mujeres de entorno a los 20 años, la media de edad es superior en Tomelloso, llegando a haber perfiles que alcanzan los 60 años.

Esta es una de las conclusiones del estudio de la trabajadora social Rocío Mora Ruiz, cuyo Trabajo de Fin de Grado, “Interpretaciones en torno a las mujeres en situación de prostitución en Tomelloso”, fue reconocido por el Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla-La Mancha. ¿El objetivo de su estudio? Conocer las percepciones de la población del municipio, de profesionales y de responsables políticos en torno al fenómeno de la prostitución, además de conocer cómo se asienta en la localidad.

Las “Nadie” de Tomelloso: mujeres que, incluso con 60 años, ejercen la prostitución en la ciudad
Rocío Mora Ruiz, Premio al Mejor TFG

Tras realizar 128 encuestas y entrevistar a 6 profesionales, se han extraído los siguientes datos: el 78,9% de la población de Tomelloso reconocía que se ejerce la prostitución en la localidad, y de ese porcentaje, un 72,7% identificaba que se ejercía en prostíbulos, y un 68% en casas. Además, un 47% de encuestados tiene constancia de que la prostitución está teniendo un peso fuerte en los pisos.

Uno de los testimonios profesionales del estudio afirmaba que durante los últimos años se está invisibilizando la prostitución en Tomelloso al ejercerse cada vez más en pisos en lugar de locales. Ahora, los clubs “de toda la vida” están pasando a un segundo plano para dar paso a los pisos, un fenómeno que dificulta más aún la intervención por parte de la Guardia Civil, la Policía u otras entidades.

MUJERES QUE NO SON EXTRANJERAS NI VÍCTIMAS DE TRATA

La tendencia a la prostitución en pisos ha aumentado durante la época del coronavirus, una situación que, debido a las dificultades económicas que ha conllevado, también ha traído un incremento de la prostitución resignada, es decir, aquella ejercida como estrategia de supervivencia.

Esto trae al frente una realidad notable: las mujeres que ejercen la prostitución en Tomelloso no son solo mujeres engañadas por proxenetas, también hay mujeres que por su situación no han visto otra salida. Además, a pesar de reproducirse una y otra vez la imagen de la mujer extranjera, no es el único perfil que se registra en la localidad. Aunque a día de hoy no puede afirmarse con rotundidad que haya o no mujeres españolas (es complicado acceder a cierta información con certeza al tratarse de un sector tan oculto), sí que ha habido en el pasado mujeres de nacionalidad española ejerciendo la prostitución en el municipio.

Pero este no es el único perfil que difiere de los cánones de la mujer extranjera y víctima de trata (que también las hay, por supuesto), sino que Tomelloso también cuenta con mujeres con discapacidad intelectual que ejercen la prostitución.

Rocío Mora, a través de su estudio, denuncia la tendencia a “naturalizar” este fenómeno y la costumbre de “mirar hacia otro lado”. Ante un municipio que no hace nada al respecto, su TFG incluye testimonios como el siguiente: “los jueves y viernes por la noche, las chicas son obligadas a salir a la calle, a exhibirse como carne fresca, como quien está en la carnicería vendiendo cerdos en canal”.

En Tomelloso, la cara visible de la prostitución son las mujeres; incluso las proxenetas, conocidas como “mamis”, tienen rostro de mujer. En el otro lado tenemos a los “puteros”, mal llamados clientes, que en ocasiones adoptan el papel de falsos salvadores prometiéndoles que las sacarán de este mundo, para luego terminar, en muchos de esos casos, ejerciendo violencia física sobre ellas.

LAS ‘NADIE’ DE TOMELLOSO

Para Rocío Mora, parte de la esencia de su estudio es “dejar de mirar a otro lado, de victimizar a estas mujeres”, dejar de insinuar que podrían dedicarse a otra profesión, teniendo en cuenta que normalmente se habla de la vida de estas mujeres sin conocer su realidad y desde una posición de privilegio.

“Son las ‘Nadie’ de Tomelloso, tienen nombre, vida, inquietudes y derechos”, afirmaba la trabajadora social, quien reclamaba que se continúa luchando contra la violencia de género, pero luego en áreas como la prostitución se trata a las mujeres desde una visión de víctimas.

“Sabemos que no es el trabajo más deseado, pero no somos quienes para hacerlas sentir mal”, añadía, lo que pone el foco en los efectos psicosociales que pueden tener las intervenciones de los vecinos de Tomelloso cuando interactuamos con ellas. Estigmatizar a estas mujeres y etiquetarlas negativamente contribuye a que adopten una doble vida y lleven conductas vinculadas a la adicción.

Repetir una y otra vez este patrón de estigmatización no ayuda a prevenir esta problemática. Entre todos, podemos contribuir con nuestro granito de arena a que esta realidad se erradique lo máximo posible, y que Tomelloso deje de formar parte de un ranking que no representa el verdadero espíritu del municipio. Además de la obvio opción de no consumir prostitución, es importante dejar de juzgar la situación de estas mujeres para, en su lugar, aprender a tenderles la mano.




1 COMENTARIO

  1. Valiente y necesario artículo. Este estudio nos pone las orejas coloradas y con razón. Ya está bien, Tomelloso no merece la vergüenza de mirar a otro lado ante la explotación y la violencia contra la mujer. El Ayuntamiento tiene que hacer algo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí