Es posible que muchas personas se pregunten el alcance de la Feria de Tomelloso en cifras, pues desde la perspectiva de usuario que va a la feria a divertirse se nos escapan todas esas cosas que ocurren tras el escenario.

Para hacernos una idea de la magnitud de la Feria de Tomelloso hemos hecho un estudio de lo que suponen estas fiestas en su complejo sistema interno. Lo cierto es que las cifras son apabullantes. Aunque las celebraciones de estas fiestas no se limitan al recinto ferial (ya que hay más escenarios, incluyendo todas las terrazas de la Avenida Antonio Huertas y otras zonas de ocio), los datos que hemos recabado se limitan al recinto ferial porque es el escenario principal y excepcional -el resto del año solo acoge el mercadillo y poco más-.

El año pasado, debido a la pandemia del covid, las cifras fueron mucho más bajas, ya que había restricción de ocupación y también hubo muchas menos plazas de feriantes. No obstante, se hizo un recuento-tanteo a partir de las cámaras de videovigilancia y se estimó que entre los siete días (del 24 al 31) visitaron el recinto unas 154.000 personas. Este año 2022 se estima que el número total de visitas al recinto ascenderá a más del doble: unas 340.000 personas.

El número total de plazas de feriantes ocupadas este año es de 163, repartidas de la siguiente forma:

Santiago Apóstol
  • Tenderetes de venta (juguetes, complementos, menaje, cacharros, etc): 54
  • Turroneros: 4
  • Churrerías: 5
  •  Tascas: 9
  • Tómbolas, atracciones de juegos de azar y habilidades: 13
  • Atracciones mecánicas: 33
  • Hamburgueserías, kebabs, bocadillerías y otros: 18
  • Heladerías, Patatas asadas, berenjenas, chucherías y otros: 16
  • Chiringuitos, baile del vermú, y mojitos: 7

Aunque son más plazas que el año pasado (casi el doble) hay un 15 % menos que en 2019.

Otro dato muy importante es el de las personas que trabajan en todas estas atracciones de ocio, cuya cifra se eleva aproximadamente a 750. Esta cifra corresponde a los feriantes, pero a todas estas personas habría que sumarles el personal de limpieza, seguridad y personal de mantenimiento y apoyo municipal, que son 120 personas.

El dinero que se gastarán los tomelloseros y visitantes durante estos 7 días en el recinto ferial será aproximadamente de unos 14 millones de euros. Dadas las circunstancias, y debido a la crisis económica actual, es una cifra ligeramente inferior a la de las fiestas del año 2019, que rondaba los 16 millones de euros.

Tanto movimiento de personas hace que haya un consumo masivo de ciertos productos. Los datos en este caso son estimativos, tomando como base de datos la feria de 2019. Uno de los productos más demandados son los churros, de los cuales se venderán aproximadamente 180.000 unidades. Los pollos asados son otro clásico de las ferias, y este año se consumirán sobre 4.000 en total. Pero el número de pollos asados es insignificante en comparación con otro clásico como es el pincho moruno, de los cuales se consumirán alrededor de 15.000, y entre morcillas, chorizos, salchichas y montados de lomo se llegará a la cifra de 35.000.

Picazo de Nova / TurboSeguros

La bebida más consumida en la feria es la cerveza, en el formato de 200 ml, conocido como botellín, de los cuales se consumirán entre 150.000/200.000 en todo el recinto. Otra curiosidad es el número de bolsas de hielo (del cual se habla mucho estos días) que se consumirán en el recinto, que serán unas 3.500.

Otros productos que se consumirán: 15.000 kgs de pan (en todas sus variantes), 4.000 berenjenas, 200.000 litros de agua (bebida), 200.000 refrescos (cola, naranja, limón, tónica, zumos, etc), 250.000 vasos y platos de plástico, 2.500 hamburguesas, 3.800 perritos calientes, 60.000 chocolates y cafés.

Vinícola de Tomelloso

Estos son los productos más demandados, pero hay muchos más, lo que produce muchos residuos. Estos 7 días de fiestas, en el recinto ferial se producirán unas 70 toneladas de residuos, de las que el 60 % serán residuos puramente orgánicos y el resto serán sobre todo vidrios y plásticos.

Estos son los datos de esta feria 2022, que en su mayoría son especulativos, ya que excepto las plazas ocupadas y otros datos confirmados, el resto se podrá contrastar al acabar la feria. Las fuentes consultadas son muy variadas, y esas predicciones están basadas en unos algoritmos en los que entran en juego varios factores, como las cifras del pasado año, las cifras del año 2019, el número de plazas ocupadas con respecto a esos años y la crisis económica actual. Cabe mencionar que también hemos tenido en cuenta datos nacionales sobre las ferias ya celebradas de otros pueblos de la región, e incluso los datos de turismo interior de este año.

Inma Delgado Fotografía New Born



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí