El Alzheimer es un tipo de demencia que afecta a la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa en la que se produce una muerte de las neuronas por causas que aún no se han determinado con precisión.

Es difícil conocer la cifra real de personas que se ven afectadas por esta enfermedad, ya que no existe un censo como tal. Sin embargo, desde la Federación de Asociaciones de Alzheimer de Castilla-La Mancha (Fedacam) calculan que unas 54.000 personas padecen esta demencia en la región.

La cifra aumenta si tenemos en cuenta al entorno cuidador, quienes también se ven afectados por la situación, llegando a las 200.000 personas en Castilla-La Mancha. Aún así, la Sociedad Española de Neurología estima que el 30 % de los casos está sin diagnosticar, así que la cuantía final probablemente sea mayor.

Con respecto al perfil del paciente, se estima que en torno al 6-7 % de la población mayor de 65 años desarrolla esta enfermedad, y aumenta hasta el 50 % en mayores de 85 años. Sin embargo, la edad no es un determinante para el Alzheimer, puesto que también se reconoce un 10 % de casos de personas menores de 65 años.

AFAL TOMELLOSO

AFAL Tomelloso es una de las 33 asociaciones que se aglutinan en Fedacam. El Centro de Día San Rafael atiende en la actualidad a 42 usuarios que acuden a diario al centro, además de otros 10 usuarios provenientes del programa SEPAP (Servicio de Promoción de la Autonomía Personal, para mayores en situación de dependencia).

Nada más llegar, se realiza una valoración para organizar un plan personalizado de atención. “Cada persona es un mundo, y esto es como hacer un traje a medida”, ha afirmado Inés Losa, presidenta de AFAL Tomelloso.

Desde personas con un deterioro cognitivo más inicial a otras en estado más avanzado, el centro ofrece una serie de actividades que les ayuda a mantener su calidad de vida el máximo tiempo posible. Jardinería, música, baile, cocina, manualidades e incluso Nuevas Tecnologías; toda una serie de actividades donde la imaginación no falta, incluso para celebrar fechas clave, como Semana Santa, la Romería, la Feria o el Carnaval, lo que les ayuda a ubicarse en el tiempo.

Trabajar mientras se divierten, a nivel cognitivo y a nivel físico. Esa es la clave que sigue este equipo de profesionales de distintas áreas: Trabajo Social, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Logopedia, Psicología o Auxiliares de clínica.

DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER

Este miércoles, 21 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Alzheimer, y desde AFAL Tomelloso han organizado la lectura de un manifiesto en la Plaza de España a partir de las 19:30 horas. Asimismo, el sábado 24 saldrán a la calle con dos mesas informativas y de cuestación. Bajo el lema “InvestigAcción”, las asociaciones de España ponen el foco de la esperanza en la investigación, de manera que, de cara al futuro, salgan adelante fármacos capaces de frenar la enfermedad.

Todavía cuesta reconocer cuándo una persona padece Alzheimer. “Comenzar es muy difícil, porque a las personas que quieres te cuesta ver que les está sucediendo algo”, ha dicho Inés Losa, por lo que anima a consultar cualquier tipo de duda al médico de Atención Primaria o acercarse hasta AFAL.

Bogas Bus

A la difícil situación que vive el paciente y sus cuidadores se suma un nuevo ‘handicap’, y es la sensación de culpa que experimentan algunos familiares al no cuidar de ellos las 24 horas del día. Ante esta experiencia, la presidenta de AFAL Tomelloso lo tiene muy claro: “No es un abandono, se trata de ofrecerle un recurso que te va a ayudar a mantener sus capacidades el máximo tiempo posible”.

“El cuidador no se puede desgastar porque el Alzheimer es una carrera de fondo”, ha añadido. Además, permitir que profesionales especializados se encarguen de una parte importante del cuidado del paciente también conlleva que sus familiares tengan más tiempo para continuar con sus vidas, lo que se traduce en cuidar de uno mismo para poder cuidar mejor al otro.

Saber que alguien a quien quieres sufre una enfermedad que no se puede curar trae consigo sentimientos ocasionales de rabia, tristeza y frustración, pero cuando nos centramos en lo que sí podemos hacer entran en juego asociaciones como AFAL Tomelloso. Así, mientras el mundo científico se encarga de averiguar cómo curarles, las asociaciones dan la oportunidad de ceder espacio a los familiares y cuidadores, a la vez que trabajan para que los pacientes mantengan su calidad de vida el máximo tiempo posible.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí