Un análisis de OCU Salud de 21 protectores solares SPF 50 y 50+, 18 de ellos específicos para niños, confirma su eficacia frente a la radiación solar, así como la ausencia de alérgenos, pero también revela la presencia en algunos de ellos de filtros sospechosos de interferir en el sistema endocrino. No es el caso de dos productos destacados por su buena relación calidad precio:

  • Nivea Babies&Kids Sensitive Protect 5en1 50+ (entre 10,94 y 16,20 euros la pistola de 270 ml). A favor: su facilidad de aplicación y el color que deja en la piel; sin perfumes ni fragancias alergénicas; no contiene microplásticos; buen aprovechamiento del producto; bien etiquetado. En contra: incluye filtros ultravioletas (y un agente quelante) tóxicos para el medio acuático. 
  • Garnier Delial Sensitive Advance Kids 50+ (entre 9,99 y 17,68 euros el spray de 300 ml). A favor: su facilidad de aplicación y el color que deja en la piel; lleva perfume y fragancias, pero son bien valorados en la prueba de usuarios; etiquetado completo. En contra: incluye varios filtros ultravioletas tóxicos para el medio acuático; contiene tres microplásticos.

Este año OCU ha rastreado el uso de dos filtros solares químicos cuya inocuidad no está clara según el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea (SCCS). Por un lado, el homosalate, sospechoso de ser un disruptor endocrino y que está presente en tres de los productos analizados. Por otro, el octocrylene, un filtro presente en siete productos, del que se conoce un alto potencial alergénico y que podría degradarse hasta convertirse en benzofenona, una sustancia potencialmente disruptora del sistema endocrino, cancerígena y mutagénica. En un caso como en otro y a la espera de una legislación más estricta que anteponga la seguridad de los usuarios, OCU ha aplicado el principio de precaución, penalizando a los protectores que han empleado estos filtros.  

Aunque en los últimos años, los protectores solares de las principales marcas han ido ajustando sus formulaciones, evitando algunos de los ingredientes más preocupantes para la sostenibilidad, OCU critica el abuso de alegaciones medioambientales, como “fórmula biodegradable”, “coral friendly” u “ocean friendly” en productos con filtros químicos potencialmente tóxicos para el medio acuático. De hecho, son pocos los productos con filtros físicos, como el óxido de zinc o el dióxido de titanio o filtros químicos inocuos para los organismos vivos como el Bis-Ethylhexyloxyphenol Methoxyphenyl Triazine.

Por último, en el caso de los niños, la Organización recomienda aplicar productos de protección SPF 30 o superior, siempre y cuando tengan al menos 6 meses. De 0 a 6 meses de edad ningún producto es capaz de proteger su piel de posibles quemaduras solares, por lo que hay que mantenerlos siempre alejados del sol. Es más, entre 6 y 12 meses, incluso con cremas de protección, tampoco conviene exponerlos a la luz directa del sol.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí