Una gran parte de la Corporación Provincial de Ciudad Real, acompañada de varias decenas de funcionarios, se ha concentrado hace apenas una hora frente al Palacio de la Diputación y con José Manuel Caballero al frente para mostrar su recuerdo a los fallecidos por el terrorismo de ETA. El presidente ha encabezado cinco minutos de silencio en colaboración con la convocatoria de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y sumándose así al resto de administraciones locales del país.

La cita se ha hecho coincidir con el 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y ha tenido el objetivo de homenajear “a todos los hombres y mujeres que, injusta y vilmente, fueron víctimas de la banda terrorista ETA”, ha explicado Caballero. El presidente ha mandado un mensaje de solidaridad a sus familias y se ha reafirmado, en nombre de toda la provincia, “como una sociedad democrática que no admite, nunca jamás, ninguna muestra de violencia”.

“Repudiamos”, ha sentenciado, “a quien utilizó la violencia, a los terroristas, y tenemos un claro compromiso con la paz y con la democracia”.

A Caballero se han sumado sus vicepresidentes Manuel Martínez, Noelia Serrano, Dionisio Vicente y David Triguero, y el delegado provincial de Hacienda y Administraciones Públicas, Francisco Pérez, en representación del ejecutivo regional. Este último ha recordado la contestación que “a partir de ese escabroso momento, se produjo”.

Todos han deseado que nunca haya que volver a convocar manifestaciones multitudinarias y los homenajes desaparezcan.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí