Los hosteleros de Castilla-La Mancha ven «precipitado y de difícil aplicación» el Real Decreto Ley aprobado por el Gobierno de España sobre medidas de ahorro energético.

En declaraciones a Efe, el secretario de la Federación de Hostelería de Castilla-La Mancha y de la Asociación de Hostelería y Turismo de Toledo, Valentín Salamanca, ha señalado que, tras analizar la norma, «hay que hacer varios matices a su contenido».

En este sentido, ha indicado que en el sector de la Hostelería o en lo que se refiere a una parte de los trabajos que se desarrollan no es de aplicación la limitación del aire acondicionado a 27 grados, que sí se tendría que aplicar a trabajos sedentarios mientras que para los trabajos denominados ligeros es de aplicación una temperatura que oscile entre los 14 y los 25 grados, como los que llevan a cabo camareros, ayudantes de sala o limpiadoras.

En cuanto al cierre de puertas para mantener la temperatura reglada dentro de los locales y establecimientos, Salamanca ha advertido de que puede «chocar» con la normativa de la Consejería de Sanidad en materia de prevención de la covid-19, ya que la misma dice que hay que ventilar a diario y tener puertas y ventanas abiertas para que haya unos niveles de CO2 aceptables.

En este punto, ha manifestado que «lo que puede ser bueno para el ahorro energético, puede generar problemas desde el punto de vista de salud pública».

A esto se añade, ha apuntado, que para llevar a cabo este tipo de medidas de cierre de puertas los hosteleros tienen que realizar una inversión, aunque sea para colocar «un simple muelle», y como ha ocurrido en otros momentos, puede que el decreto no se convalide posteriormente y que la inversión quede sin efecto.

Por otro lado, Salamanca ha aseverado que el tema de los escaparates no afecta mucho a los hosteleros pero sí lo que respecta a los rótulos luminosos, que ha dicho que serán apagados a las 22:00 horas siempre que el local esté cerrado pero no así cuando esté abierto.

Y sobre todo, ha subrayado que es «muy cuestionable» todo lo relacionado con el régimen sancionador porque «en términos jurídicos está planteado de manera un tanto extraña» y remite a otros decretos y leyes como la de Industria que no establece que quien incumpla con la limitación de temperatura pueda ser sancionado con las multas de las que se habla pero que, sin embargo, no están especificadas en el texto del decreto, según Salamanca.

Con todo, el secretario de la Federación regional de hosteleros ha asegurado que la información sobre las medidas que se apliquen quedará reflejada en carteles para los usuarios, si bien ha incidido en que el decreto contiene un «maremagnum de materias» y que su aplicación será complicada no solo en el sector de la hostelería sino en otros muchos sectores.

Por todo ello, la valoración es que el decreto es «fruto de la precipitación y del trazo grueso», además de que «no está consensuado, pactado y ni tan siquiera analizado con los sectores a los que afecta», así como que no diferencia actividades ni zonas geográficas, ya que no la misma temperatura la del norte de España, la del sur o la de la parte central en la que se ubica Castilla-La Mancha.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí