La consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Bárbara García, ha indicado este miércoles que la afección de COVID en las residencias de mayores de la Comunidad Autónoma «no es exageradamente alarmante y grave» actualmente, al margen de que la situación de algún mayor, por otras patologías, pueda complicarse.

A preguntas de los medios, tras firmar un convenio con la Diputación de Toledo, García ha indicado que la situación es «la misma que tenemos en la calle» y ha admitido que a lo largo de la primavera y el verano ha habido «un aumento considerable de casos positivos» pero la semana pasada ya hubo un «descenso importante» en las residencias.

En cuanto a las medidas en estos espacios, ha indicado que siguen las mismas acordadas meses atrás, en las que se recomendaba el uso de mascarilla en las visitas a residentes, el lavado de manos y la ventilación y ha valorado que lo importante es que las vacunas «están haciendo un buen trabajo y están dando resultado».

En este sentido, García ha asegurado que en la región están «expectantes y deseosos» de que se pueda suministrar la cuarta vacuna en personas mayores tras el verano, confirmando que «los primeros en recibirla» serán las residencias de mayores.

Mientras tanto, el Gobierno regional sigue trabajando de forma coordinada con las delegaciones provinciales, con los coordinadores de las residencias, «con llamadas constantes y continuas en aquellos centros donde pueda haber un mayor contagio» pero con la tranquilidad, ha recalcado, de que la afección a la salud y los ingresos en los hospitales «no se está disparando».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí