El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha admitido que se estén produciendo críticas y quejas en el seno de la Atención Primaria en esta sexta ola pero ha remarcado que «cada epidemia de gripe convencional ha saturado urgencias y llenado hospitales, provocando entre 4.000 y 6.000 fallecimientos al año en España».

Desde Alcázar de San Juan, en la presentación de la Estrategia de Impulso al Trabajo Autónomo, ha reconocido que los profesionales sanitarios han «frenando muy bien» los efectos de esta ola, con «problemas», pero gestionándola «de manea extraordinaria».

«No se ha tenido que reducir prácticamente la atención en el resto de patologías. El sistema funciona al cien por cien, esta cubriéndose el estrés, con un esfuerzo personal muy grande, seguimos manteniendo el rastreo y el refuerzo», ha afirmado el presidente autonómico.

Ha avanzado que, según los datos que se manejan, los próximos 10 o 15 días apuntan a una «clara estabilización, a una digestión de esta variante más racional» de la que se planteaba al principio. «Estamos más preparados, también más cansados, pero esto nos permite actuar con mucha coherencia y cabeza».

Asimismo, en materia educativa, se ha alegrado de que el curso «hoy ha empezado como Dios manda», de manera ordenada, por lo que ha agradecido su esfuerzo a los miles de docentes y al resto de trabajadores del sistema educativo, que «quieren estar en clases y ver los rostros a los niños».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here