El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha desechado la posibilidad de que en mayo del 2023 se vaya a dar un ‘superdomingo’ electoral, haciendo coincidir las elecciones municipales autonómicas y nacionales, mostrándose convencido de que no se va a producir. «No conviene ni al PP cuando lo pensaban en momentos ni al PSOE».

«Se pueden llevar una sorpresa, no crea. La gente distingue muchísimo. El 40 por ciento de la población en España cree que su voto es útil en la medida de que lo cambia en cada elección. Cuando hay varias urnas al mismo tiempo, la misma persona pone una cosas en cada una de ellas», ha aseverado.

Igualmente, considera el líder del Ejecutivo autonómico que «la gente entiende que su voto es más útil si discrimina en función de muchos aspectos». «Cada vez influye más las confianza que puedan o no dar los lideres políticos. Los partidos representan un factor constante, pero en esta época la gente desconfía más de organizaciones que de lo que puedan intuir de las personas, y le dan o le quitan la confianza a personas», ha afirmado.

Preguntado sobre si va a contar con Pedro Sánchez en la campaña de las elecciones autonómicas, teniendo en cuenta ese valor que los votantes dan a los candidatos, ha asegurado que «por su puesto».

Dicho esto, ha asegurado que no le cuesta identificarse con el PSOE, porque «en el PSOE somos mucha gente». «Yo estoy entre los que perdimos el 1 de octubre, pero lo tengo superado. Pedro Sánchez ha ganado claramente las elecciones en mi partido, no solo hay que respetarlo, hay que protegerlo como dirigente de mi partido. Eso no va hacer cambiar mi forma de pensar, pero se lo digo con Sánchez, como a Rubalcaba o a Zapatero».

NIEGA SER UN VERSO SUELTO

En conversación con Carlos Alsina, García-Page también se ha mostrado «muy sorprendido» de «cómo inflan siempre» sus declaraciones y prestan una atención que no cree merecer. «Si fuera un verso suelto, no se pondrían tan nerviosos ni estarán tan preocupados. No sé por qué me dan tanta audiencia», ha insistido, apostillando en que en el PSOE «pinta muy poquito», porque no está en la dirección.

Picazo de Nova / TurboSeguros

«Ahora, opinar sí opino, pero no es un problema de aplausos, es que aquí la gente no vive con estrés de la M-30 para dentro. En la política nacional se necesitaría mucho Orfidal, por lo menos Lexatín. Es que están nerviosos por todo», ha criticado García-Page, que ha terminado añadiendo que su autonomía respecto al PSOE pasa porque, como presidente , tiene la responsabilidad de ser presidente de todo el mundo, del que le vota y el que no.

«En mi condición de presidente, soy autónomo menos de los 2.100.000 habitantes que tengo, que son a los que me debo. Pues igual, supongo que el presidente del Gobierno, cuando tiene que discutir en Europa, digo yo que lo que defenderá no será lo que dicen los socialdemócratas de ningún otro sitio. Defenderá a España por encima de otros cosa, aunque luego le pongan zancadillas otros», ha concluido.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí