El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha congregado a los cinco presidentes provinciales del PP de Castilla-La Mancha este viernes, lanzando el aviso de que preparan «una alternativa seria» al Gobierno regional.

Núñez ha afirmado este viernes que el partido está «listo para asumir el Gobierno de Castilla-La Mancha» y está «preparado para hacerlo» porque tiene «equipos, experiencia de muchas personas que han gestionado desde la vida municipal y ejemplos de alcaldes a los que seguir como ejemplo de trabajo», ha informado el PP en nota de prensa.

Así se ha expresado, en declaraciones a los medios antes de mantener una reunión con los cinco presidentes provinciales del PP de Castilla-La Mancha, Manuel Serrano, Miguel Ángel Valverde, Lucas Castillo, Carlos Velázquez y Benjamín Prieto, en Villarrobledo (Albacete), junto al alcalde de la localidad y presidente local del partido, Valentín Bueno.

Núñez ha destacado que quiere demostrar al conjunto de los castellanomanchegos que alcaldes como Valentín Bueno serán un ejemplo de como gobernará el PP la Junta de Comunidades. «Una región que necesita un nuevo impulso y una nueva estrategia política que permita igualarnos al resto de regiones», ha incidido.

Santiago Apóstol

Un trabajo, ha afirmado, en el que se cumple lo que se promete, en el que se escucha a los vecinos para trasladar sus problemas a las instituciones y dar solución a los mismos. «Esta es la forma en la que quiero encarar los problemas de Castilla-La Mancha», ha dicho.

Núñez ha lamentado que Castilla-La Mancha cuenta con muchas dificultades, entre ellas, económicas, presupuestarias o sanitarias, que se suman a los ataques del Gobierno de España a la ganadería y al sector primario regional.

Por ello, el líder de los ‘populares’ ha avanzado que el partido planteará en los próximos meses medidas de apoyo al sector primario, a la agricultura y a la ganadería, basándose en la llegada de los Fondos Europeos para modernizar y dar más competitividad al sector.

Además de proponer una bajada de impuestos como están haciendo las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP como Andalucía, Madrid, Murcia, Castilla y León o Galicia, con la eliminación del Impuesto de Donaciones y Sucesiones; la bajada del IRPF en el tramo autonómico; la bajada de impuestos como el de Transmisiones o el de Patrimonio. «Esta será la hoja de ruta del PP», ha aseverado.

Inma Delgado Fotografía New Born

También, según ha informado, una gran apuesta por los autónomos y las pymes, reclamando una simplificación de la burocracia o la mejora en las ayudas a estos sectores que ven como el Gobierno de España además de subir la luz o el gasoil quiere aumentar la cuota de autónomos, algo que «pone en riesgo muchos puestos de trabajo».

Núñez ha censurado que España y Castilla-La Mancha cuentan con unos gobiernos socialistas de Sánchez y de Page que «no dan respuesta al conjunto de los problemas de los ciudadanos», agravándolos en muchos casos como ha hecho el ministro de Consumo, Alberto Garzón, con sus ataques a la carne roja, a los ganaderos y, ahora, a la hostelería, algo que se repite con cada uno de los miembros del Ejecutivo central que «están más preocupados en mantener el sillón que en avanzar».

Vinícola de Tomelloso

Mientras tanto, ha añadido Núñez, el PP seguirá trabajando en una alternativa seria al Gobierno actual, basada en la experiencia de gestión de los alcaldes del partido «frente a la inacción de Page y el desastre de Sánchez».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí