El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el rector de la UCLM, Julián Garde, han rubricado el contrato programa que blindará la financiación de la institución académica para los próximos cinco años, un acuerdo por el cual se congelarán las tasas a los estudiantes y se permitirá la puesta en marcha de cinco nuevas titulaciones, como son los grados de Física en Toledo, Matemáticas en Ciudad Real, Ingeniería Biomédica en Cuenca y Psicología en Albacete; y el master en dirección estratégica en Tecnologías de la Información en el campus de Talavera de la Reina.

Ha sido en un acto que ha tenido lugar este viernes en el Paraninfo Rector Ernesto Martínez del campus de Ciudad Real y que el rector ha calificado de «día histórico». Durante su discurso, el responsable de la institución académica ha tildado de «extraordinario» el contrato programa firmado hoy que, a diferencia del anterior convenio de financiación, es para cinco años, lo que a la UCLM le proporciona «certidumbre y garantías», ha apuntado Garde.

Además, permite la congelación de las tasas académicas por cinco años más, con lo cual –ha dicho rector– permite el acceso universal a los estudios universitarios en la región. Se establece asimismo financiación específica para cinco nuevas titulaciones como son los grados de Física en Toledo, Matemáticas en Ciudad Real, Ingeniería Biomédica en Cuenca y Psicología en Albacete; y el master en dirección estratégica en Tecnologías de la Información en el campus de Talavera de la Reina.

Unas titulaciones que «son de región» para el rector de la UCLM, porque permitirán que los 440 chicos y chicas que se van fuera a estudiar estos grados lo puedan hacer ahora en Castilla-La Mancha y así se pueda retener talento y hacer frente al reto demográfico.

También este contrato programa incluye la financiación vinculada al cumplimiento de objetivos por parte de la universidad. Estos objetivos se enmarcan en ocho grandes dimensiones, tres de ellas vinculadas con docencia, investigación y transferencia del conocimiento, y otras cinco vinculadas con la internacionalización, la atracción y retención de talento, transformación digital, la sostenibilidad y la contribución al desarrollo regional.

Garde ha puesto de relieve que la financiación para cinco años que contempla el contrato está por encima de los 1.000 millones de euros frente al anterior convenio (un periodo de cuatro años) que tuvo una financiación de 656 millones de euros. El actual contrato programa recoge 37 millones de euros al años más que el convenio anterior.

«Esto no es lo habitual en el sistema universitario español», ha reconocido el rector de la UCLM, quien ha recordado que a los más de 1.000 millones de euros de subvención directa, el contrato programa se acompaña de otras actuaciones como, por ejemplo, el convenio de senda y cofinanciación firmado con el Gobierno regional en fondos Feder que asciende a 122 millones de euros.

Hay otro convenio firmado por 5 millones de euros para el programa de reparación, adecuación y mejora. Y queda pendiente, «pero está avanzado», la firma de otro convenio que dará senda a la UCLM en fondo social europeo para este programa operativo que ha iniciado 2021-2027 y que, «probablemente», pase la cifra de 21 millones de euros. Dinero que se dedicará, según ha adelantado Garde, a contratar personas que hacen investigación y a dar ayudas a los estudiantes que tengan alguna emergencia.

Finalmente, el rector de la UCLM se ha mostrado convencido de que otras comunidades autónomas van a usar de modelo este contrato.

PAGE: «ESTO NO ES UN PROTOCOLO PARA QUEDAR BIEN»

El presidente de la región, Emiliano García-Page, ha dicho por su parte que esto va más allá de un acto protocolario, ya que se trata de «un contrato» y no es solo «un protocolo para quedar bien».

«En un contrato que vincula, pero lo que no sabe el rector es que, aunque parece que es el presidente es el que manda, yo solo hago de portavoz, porque el documento lo firma la consejera de Educación», ha dicho García-Page.

En todo caso, hay «un clima excepcional de confianza» con la institución académica, el cual no entiende «cómo se llegó a perder» en el pasado.

En esto «no hay secreto, ni trampa, ni cartón», ya que el Gobierno regional «se siente parte de la universidad», y este «acto de voluntad» es posible porque el Ejecutivo «quiere estar».

Para García-Page, es distinto «arreglar problemas» que «crear oportunidades en la región», y lo segundo es lo que hace la autonomía «desde hace años», también de la mano de la UCLM.

Según ha dicho, este acto «pone de manifiesto la anteposición de los intereses generales a cualquier otra consideración», la esencia de «cómo arrancó la universidad» en la Comunidad Autónoma.

Este compromiso que, «si se incumple, será por exceso y no por defecto», viene con dos nuevos programas de investigación con 30 nuevos contratos este verano, y eso a pesar de que el contexto actual daba la posibilidad de «poner excusas» para no alcanzar este acuerdo.

«No tengo yo tan claro qué financiación va a tener la Junta en los próximos cinco años como la que la universidad ya sabe que va a tener. Y tiene que ser así, porque a lo que se tiene que dedicar la universidad es a educar», ha señalado García-Page.

Tal y como ha apuntado García-Page, el 80% de los graduados en esta universidad encuentran trabajo antes de cuatro años, lo que para el presidente justifica la creación de la entidad.

Ha sido este el punto donde ha recordado el plan de retorno del talento impulsado por su Gobierno para recuperar alumnos universitarios que tuvieron que emigrar, una estrategia que ya ha permitido hacer que vuelvan casi 600 jóvenes, lo que sirve para «recuperar la inversión».

Con este contrato «gana la gente, los chavales», gracias a un «concepto muy social» en el planteamiento de la estrategia. A esto, García-Page ha sumado la situación de muchos estudiantes que se planteron dejar la carrera porque «no podían pagarla», a los cuales se ayudó.

Y con el nuevo contrato «se congelan las tasas», lo que demuestra que el Gobierno «nunca ha tenido un afán recaudatorio» a la hora de ofrecer formación universitaria.

MBAPPÉ Y EL PRESUPUESTO

«Esto es un servicio público. Algunos dirán que es mucho dinero mil millones… No sé si lo es. Lo que sé es que un solo jugador de fútbol va a cobrar lo mismo en cinco años. Las cosas hay que ponerlas en su contexto. Esto es la materia prima de la región», ha señalado.

El incremento de la universidad y el doblaje en la formación profesional «son las claves de la competitividad» junto a la soberanía energética, según el presidente.

Ya «nadie discute» que la universidad tiene que existir, como tampoco discute el modelo de campus universitarios de la institución, una estructura que «hace región».

«Estamos muy contentos de que esto vaya así. La universidad tiene aval. Esto ya está firmado y tiene que ir a misa», ha sentenciado, agregando sobre los fondos europeos que la universidad «ha ayudado a gastarlos» y ahora se beneficiará de los mismos.

Como corolario, ha asegurado que «Gobierno y universidad son lo mismo», y eso es lo que «queda rubricado» con este programa.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí