El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha vaticinado que la edición número 11 de Fenavin tras dos décadas desde que se celebró la primera entrega servirá para consolidar lo que ya es una «fórmula de éxito» que, con compradores de 80 países ya acreditados, aspira ahora a superar el centenar de naciones representadas a la busca de vino español.

Durante la rueda de prensa para presentar el convenio entre la Diputación y el Gobierno regional para sacar adelante la feria, Caballero ha puesto en valor la importancia de este acto, «con el máximo nivel de presencia en el mundo del vino», agradeciendo el trabajo de todo el sector y de «los hombres y mujeres que están en el campo, que se esfuerzan por su viña y que sacan adelante su actividad haciendo de esto un negocio con repercusión en la provincia».

Fenavin «vuelve» en forma de «feria del vino español en el mundo», premisa a la que ha agregado las «premisas fundamentales» de que son «la mayor» y «la mejor» feria del mundo.

Con más de 1.900 vendedores de vino entre cooperativas, bodegas y productores; tiene vocación de dirigirse a todo el mundo en 29.000 metros cuadrados y ocho pabellones con todas las denominaciones de Origen y todas las comunidades autónomas presentes en la feria.

«Es la mayor concentración de vino en el mundo, y también la mejor, porque tenemos una presencia de compradores de todo el mundo espectacular, con 3.700 compradores internacionales y 14.000 nacionales», ha dicho. «Se huele el negocio».

Compradores que además lo son «de calidad» con los principales grupos de distribución de España; al margen de compradores internacionales de calidad inédita con respecto a otras ediciones.

Así, hay cadenas comerciales de distintos países, de Europa, de Japón o Reino Unido hasta más de 80 países con aspiración de superar un centenar en el plazo que aún resta para acreditarse.

Para que la feria sea eficaz, además, se presentan «las mejores herramientas para el negocio», con «la mayor sala de catas de vino del mundo».

Más de 1.600 metros cuadrados dedicados a la galería del vino y 1.436 referencias que se pueden probar, catar y degustar en la galería.

Por tanto, para Caballero, se presenta una feria «muy potente y a la altura» de la de 2019, si bien ha reparado en que «no se trata solo de cantidad, sino también de calidad».

Calidad, catidad y la «percepción» de que Fenavin hará historia, según Caballero. «Toda la atención del mundo del vino va a estar en nuestra provincia, en nuestra región, y el resto del año hasta 2023, todos los contactos y todos los acuerdos que se celebren se van a convertir en operaciones que van a aportar valor añadido».

Esta feria servirá, además, «para dialogar y debatir sobre el sector» y analizar el corto y medio plazo de las estrategias de venta y producción que están por venir, toda vez que «se está experimentando una evolución» en el campo vinícola.

La cita «no es para el lucimiento personal ni para colmar un ego», ya que se plantea para aspirar a «mejorar la vida de cientos de miles de hombres y mujeres que viven en el medio rural y trabajan la tierra».

MASÍAS: «UN PRIVILEGIO PRESUMIR DE VINO»

La alcaldesa de Ciudad Real, Eva María Masías, ha tomado la palabra en el acto para poner en valor el «privilegio» como ciudadrealeña de «poder hablar y presumir del vino» en la tierra.

Un producto que es «uno de los motores económicos» de la zona, razón por la que el Ayuntamiento seguirá apoyando la celebración de la cita, «una de las más importantes de España y a nivel mundial del sector».

Una feria «profesional y sólida y que pone a Ciudad Real como capital mundial del vino», y que además «hace de la cultura del vino un eje para fomentar la economía regional».

El apoyo municipal «está motivado por cómo fomenta la economía local» la celebración de Fenavin, un espacio por el que ha felicitado a la organización, y expresamente al presidente de la Diputación provincial.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí