La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta la subida del desempleo en Castilla-La Mancha, con 2.705 parados más al término del mes de julio, «unas malas cifras que rompen con la tendencia descendente de estos últimos seis meses y que sitúan a la región con 141.101 desempleados, lo que se traduce en un 1,95% más de parados con respecto al mes anterior».

Por provincias, Toledo y Ciudad Real lideraron el pasado mes de julio la destrucción de empleo, aunque en todas se registró un incremento de la cifra de parados, remarca CSIF en un comunicado.

A ello CSIF suma el paro femenino, que «sigue alcanzando cotas del 64,5% en Castilla-La Mancha y que constituye, entre otros, un factor crónico en la región».

A pesar de la bajada interanual (27.654 desempleados menos), para CSIF cualquier incremento del desempleo siempre es negativo. En un mes habitualmente marcado por la estacionalidad, la caída en la contratación es también otro dato desfavorable, según el sindicato.

El sindicato señala que ya advirtió en mayo que para evitar que la senda positiva de creación de empleo se frenase «había que acabar con los nichos de precariedad, incidir en los colectivos más vulnerables, como son las mujeres, y reforzar los servicios públicos como protectores frente al empobrecimiento generalizado».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí