El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, junto a la directora general de Biodiversidad Bosques y Desertificación, Maria Jesús Rodríguez de Sancho, y el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, han procedido durante la mañana de este viernes a la liberación al medio natural de tres ejemplares de lince ibérico en la finca El Borril, dentro del área de reintroducción de Montes de Toledo.

Tal y como ha explicado el consejero, “nos encontramos en un momento óptimo para una especie aún en peligro de extinción ya que durante el pasado año 2021 Castilla-La Mancha ha contado con el nacimiento de 208 cachorros en libertad, 104 en Montes de Toledo, 66 en Sierra Morena oriental y 38 en Sierra Morena occidental, un registro que marca un hito histórico en la conservación de la especie y que nos hace sentirnos especialmente orgullosos y satisfechos, pues sitúa el censo regional por encima de los 473 ejemplares”.

Castilla-La Mancha, junto a Portugal, Andalucía, Extremadura, Murcia, el Gobierno central y otros 21 socios, como ha recordado Escudero, viene realizando un importante trabajo a través del proyecto europeo Life ‘Lynx Connect’ que cuenta con un presupuesto de 18,7 millones de euros para impulsar diferentes actuaciones de conservación de la especie.

El proyecto afronta, como principal reto, alcanzar una población autosostenible y genéticamente viable de la especie mediante la conexión de los núcleos existentes, la consolidación de las poblaciones creadas en el proyecto anterior ‘Life Iberlince’ y la disminución de la mortalidad no natural, sobre todo la provocada por los atropellos en vías de comunicación. “Desde nuestra región, sin duda, estamos contribuyendo de forma sólida a consolidar la especie en las áreas de reintroducción, como marcan los objetivos de este programa, además de establecer la conexión efectiva entre poblaciones”, ha asegurado José Luis Escudero.

La liberación de los tres nuevos ejemplares de lince se ha realizado hoy en colaboración con la Diputación provincial de Toledo en su ‘Refugio de Fauna’ El Borril. Se trata de dos machos, Sureño y Sazú; y una hembra, Silene, nacidos en 2021, por tanto, cuentan aproximadamente con un año de edad y proceden del Centro de Cría en Cautividad del Acebuche en Almonte (Huelva), gestionado por el Organismo Autónomo de Parques Nacionales. Con esta suelta, ya son nueve linces liberados en este año.

Durante la temporada de sueltas de 2022 se liberarán en la región 12 ejemplares de lince ibérico, nueve en el área de reintroducción de los Montes de Toledo y tres en Sierra Morena Oriental, procedentes de los diferentes centros de cría en cautividad existentes en España y Portugal. Desde 2014, serán 119 los linces liberados en Castilla-La Mancha.

Escudero ha asegurado que, de cara a la conservación de la especie, “a través de los técnicos de la Consejería se realizan trabajos de seguimiento, marcaje de individuos, vigilancia sanitaria trabaja en prevención de daños, un aspecto que sigue siendo fundamental para consolidar y aumentar estas poblaciones”, además de trabajar para recuperar el conejo de monte en las zonas de presencia de lince, perseguir y castigar los casos de furtivismo y reducir los casos de mortalidad provocados por atropellos.

En este sentido, ha avanzado que se está trabajando en un conjunto de actuaciones en carreteras, así ya están proyectadas distintas obras para ser ejecutadas en los próximos meses en las carreteras CM-410 y CM-403, y la autovía A-4, que serán cofinanciadas por el proyecto Life ‘Lynx Connect’ y se centrarán en la instalación de varios kilómetros de vallados perimetrales, encauzamiento y adecuación de pasos existentes y señalización.

En esta suelta también han participado el delegado de la Junta en Toledo, Javier Úbeda; el director general Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero; y el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Tomás Villarrubia.

Las dos águilas imperiales proceden del CERI de Sevilleja de la Jara

Además, durante la jornada, se ha procedido también a la liberación de dos águilas imperiales que han sido recuperadas en el Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara, dependiente de la Consejería de Desarrollo Sostenible.

La primera águila procedente de la dehesa del Casar ingresó en septiembre del pasado año al caerse en una alberca próxima al nido. Se trata de una hembra nacida en 2021, que ingresa con heridas leves y debilidad generalizada. El segundo ejemplar, procedente de Los Yébenes (Toledo), ingresó el mismo mes con signos claros de inanición. Se trata de un animal nacido en 2021, presunta hembra que ingresa con un peso muy por debajo de lo normal, deshidratación elevada, anemia y debilidad generalizada. Ambos han sido tratados y rehabilitados durante estos meses por técnicos y veterinarios del CERI, y para la liberación llevan anillas oficiales.

Escudero ha destacado el gran trabajo que se realiza desde el CERI, uno de los 11 que forman parte de la Red de Centros de Faunas Silvestre de la Junta de Comunidades y el centro de recuperación de avifauna más antiguo de España desde hace más de 25 años, y el único centro del mundo en el que se ha conseguido la cría en cautividad del águila imperial ibérica.

Durante el año 2021 se han registrado un total de 1.340 admisiones, de las cuales 876 (un 65%) corresponden a ejemplares ingresados con vida o muestras de chequeados en campo que fueron objeto de valoración veterinaria y en su caso, de tratamiento. Además, en 2021 nacieron en el CERI 29 animales (dos águilas reales, dos avutardas, 15 cernícalos primillas, cuatro cernícalos vulgares, dos cigüeñas blancas y cuatro mochuelos), procedentes de adultos irrecuperables o en proceso de recuperación. Estos ejemplares fueron liberados o cedidos a proyectos de reintroducción.

Ultimando los planes de recuperación de especies emblemáticas

Por último, el responsable de Bienestar Social ha señalado que la Consejería, a través de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad, tiene abierto desde junio de 2020 el proceso de participación pública para la revisión de los planes de recuperación del lince ibérico y el águila imperial y alguna otra especie emblemática de la región.

En estos momentos, ha dicho, “estamos ultimando los planes para esta primavera someterlos al procedimiento de información pública y audiencia a los interesados”. Tanto el lince ibérico como el águila imperial ibérica se encuentran incluidos en el catálogo regional de “especies amenazadas” de Castilla-La Mancha y también en la categoría de “especies en peligro de extinción” en el catálogo nacional.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí