El anticiclón situado en el Atlántico y en el Mediterráneo la formación de sucesivas borrascas, la primera de ellas, ‘Ciril’, provocarán un descenso térmico inusual para esta época del año y nevadas en cotas bajas, según informa la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que ha emitido un aviso especial que no terminará hasta el próximo lunes.

‘Ciril’ llevará a la Península y Baleares una masa de aire muy fría del norte procedente de latitudes muy altas que provocará un importante descenso de las temperaturas en los próximos días, que dejará valores inusualmente bajos, tanto las máximas como las mínimas, para la época del año y esa bajada comenzará al final de este miércoles.

No obstante, la irrupción de aire muy frío llegará el jueves por la tarde cuando penetrará de forma abrupta por el extremo norte, desde donde se extenderá al resto de la Península y a Baleares.

La AEMET añade que el viernes 1 de abril aparecerán las precipitaciones en el norte peninsular y las más frecuentes e intensas caerán en el área cantábrica y en Pirineos, frente a las menos probables, que se darán en el sur, donde serán más dispersas.

Junto con el descenso térmico la cota de nieve bajará hasta los 1.000 metros en el extremo norte este jueves por la tarde y el viernes incluso hasta la franja de los 200 a los 600 metros y a los 500 a 1.000 metros. En el resto de la mitad norte las nevadas serán significativas en la cordillera Cantábrica y Pirineos.

En la mitad norte se esperan heladas débiles y las más intensas se producirán en áreas montañosas.

El viento llegará del norte y soplará con carácter moderado, con intervalos de fuerte en el cuadrante nordeste, Baleares y zonas montañosas y esto incrementará la sensación de frío. Además, provocará mal estado de la mar en zonas del Mediterráneo.

Durante el fin de semana las precipitaciones irán remitiendo y serán cada vez más débiles y se restringirán al extremo norte de la Península, aunque la cota de nieve seguirá muy baja.

El viento seguirá soplando de componente norte y tenderá a aflojar, sobre todo el domingo, pero aún habrá intervalos de fuerte en el nordeste peninsular y Baleares.

La AEMET destaca que lo más significativo de estos días serán las heladas por la disminución de la nubosidad y del viento, que afectarán a amplias zonas del interior, sobre todo de la mitad norte y serán localmente fuertes en zonas de montaña.

Desde la próxima semana, lunes 4 de abril, la predicción tiene un alto grado de incertidumbre, pero en principio se espera que la masa de aire frío se vaya retirando y termine el episodio adverso.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí