El proyecto de carreteras paisajísticas que puso en marcha la Diputación de Ciudad Real hace un año, con el inicio de las obras y la posterior inauguración, el pasado otoño, de la CR-501 en el acceso norte a Solana del Pino, se ha visto reforzado esta mañana en la localidad de Ruidera, donde el presidente de la institución, José Manuel Caballero, ha inaugurado la segunda carretera que se ha adecuado para impulsar la conducción recreativa en la provincia.

Con el objetivo de sumar al actractivo turístico de nuestros pueblos y ciudades la riqueza medioambinetal y la singular orografía que ofrece nuestro territorio, entra en funcionamiento otro tramo que parte del casco urbano de Ruidera por el margen de las lagunas Del Rey y Colgada, hasta el límite con la provincia de Albacete.

Se han llevado a cabo dos intervenciones que han supuesto una inversión que frisa los 430.000 euros, ya que la segunda se ha acometido para incrementar la seguridad de los peatones y cicloturistas, delimitando un carril que permite el disfrute pausado del paisaje de forma segura, una circunstancia que ha sido destaca por Caballero y por la alcaldesa del municipio, Josefa Moreno.

Caballero ha mencionado la importancia de ofrecer la provincia al visitante como un paquete turístico integral incorporando como potencialidad el valor, la idiosincrasia y las peculiaridades de nuestro paisaje. Y Ruidera, ha dicho, ofrece uno de los más bellos de Castilla-La Mancha, en un entorno lagunar único y espectacular.

Ha desvelado que se trata de una obra que le pidió Moreno en la primera reunión que mantuvieron, así como la adecuación del entorno del Hundimiento para hacerlo accesible a las personas con movilidad recucida. En este sentido, la alcaldesa de Ruidera también ha destacado la puesta en marcha el parking de autocaravas, actuaciones, todas ellas, por las que ha expresado su agradecimiento al presidente de la Diputación.

Caballero ha asegurado que Moreno y su equipo de Gobierno constituyen un claro ejemplo de alcaldes, alcaldesas y concejales de pueblos pequeños que trabajan de forma desinteresada por sus municipios y por elevar la calidad de vida de sus vecinos y vecinas. En este sentido, se ha referido a la mejora del centro de día de Ruidera, un proyecto que, según ha dicho, puede ser una realidad a finales de año.

La Diputación ha actuado en 2’7 kilómetros de la CR-650, una vía convencional de calzada única con un carril por sentido y con arcén menor a 1’5 metros, donde se ha mantenido la estructura de la carretera haciendo un uso compartido de los tráficos de vehículos a motor y ciclista, de tal manera de que se produzca una convivencia segura con la reducción de velocidad especifica para que ambos usos sean totalmente compatibles. Se ha logrado cumplir, según Caballero, el doble objetivo que planteó la alcaldesa de Ruidera.

La intervención no afecta al funcionamiento tradicional de los accesos, entradas a viviendas, instalaciones o empresas, ya que el proyecto se ha centrado en mejorar la circulación y el cruce de peatones, puesto que la berma existente en el margen derecho de la carretera ha pasado a ser una senda peatonal, que ha sido separada de la calzada por una barrera de seguridad mixta de madera y acero homologada mediante la reglamentación vigente para este tipo de vías. Del mismo modo, se ha procedido a la instalación de señalización y a la colocación de paneles informativos, todos ellos fabricados con madera tratada para cumplir con las normas de señalética al tratarse de un Paque Natural.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí