Las borrascas atlánticas siguen sin atravesar la Península Ibérica ya que están circulando por latitudes más altas y provocan tiempo adverso en el norte de Europa, como por ejemplo las borrascas ‘Dudley’ y ‘Eunice’ que, una tras otra están provocando un importante temporal de viento en las islas Británicas y en el norte de Europa continental, como en Alemania, Dinamarca y en la Península escandinava que seguirá al menos hasta el sábado, según informa el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo.

Mientras tanto, España sigue bajo la influencia de las altas presiones y apenas se notarán los efectos de ‘Dudley’ y ‘Eunice’, salvo por que la segunda provocará un temporal marítimo importante en el Cantábrico, sobre todo el viernes, con olas que pueden pasar de 6 metros de altura.

Por otro lado, pasará un frente débil asociado a esa misma borrasca que dará lugar a lluvias en el extremo norte, aunque el sábado también pueden afectar a otros puntos, sobre todo de la mitad oriental. Una vez que pase este frente, las temperaturas descenderán «de manera muy acusada».

En cuanto al sábado, espera que sea una jornada «mucho más fría» que la del viernes pero otra vez el domingo volverán a subir las temperaturas. Las lluvias el fin de semana no serán ni generalizadas ni abundantes ni tampoco suficientes para revertir la situación de déficit de precipitaciones que se prolonga desde el inicio del año hidrológico el pasado 1 de octubre y que se ha agudizado en enero y lo que va de febrero.

El portavoz adelanta que «quizás a mediados de la próxima semana», a partir del miércoles podrán llegar «algunas» lluvias sobre todo al sur de la Península y, quizá también al este peninsular.

De momento, este jueves predomina el tiempo estable, con cielos poco nubosos y temperaturas altas para la época que puede llevar el termómetro por encima de los 25 grados centígrados (ºC) en puntos de la Comunidad Valenciana y Región de Murcia.

Respecto al viernes, informa de que llegará el frente asociado a la borrasca Eunice y dejará precipitaciones en Galicia, comunidades cantábricas y alto Ebro y de forma más débil a la meseta norte. Por la tarde-noche, podrán llegar a Pirineos y el sistema Ibérico.

El viernes las temperaturas estarán entre 5 y 10 grados por encima de lo normal e incluso entre 10 y 15 grados por encima de lo habitual en estas fechas en el sistema Ibérico, ya que se superarán los 20ºC en amplias zonas del sur e incluso los 25ºC en Comunidad Valenciana y Región de Murcia. Pero el mismo día, tras el paso del frente los vientos del sur y suroeste rolarán a noroeste, por tanto más fríos, y tendrán rachas fuertes.

«A últimas horas del viernes comenzará a notarse un acusado descenso térmico», avisa el portavoz que añade que la cota de nieve bajará hasta 600 u 800 metros en el extremo norte, aunque no espera nevadas «demasiado intensas».

De cara al sábado, espera que sea un día de cielos nubosos en la Península, con precipitaciones débiles, especialmente en el Cantábrico, en puntos de la mitad oriental peninsular y en el sistema Ibérico y Pirineos. También puede caer algún chaparrón aislado y ocasional en puntos de Cataluña del sureste, sobre todo Castilla-La Mancha, Murcia e interior de la Comunidad Valenciana. No lloverá, sin embargo, en la mitad oeste de la Península.

El descenso térmico será muy acusado, e incluso extraordinario, en la mayor parte de la Península y de Baleares, con una caída de 10 o más grados centígrados respecto a las del viernes, sobre todo en el tercio oriental. Por ejemplo, indica que en Teruel pueden pasar de una máxima de 25ºC el viernes a 9ºC el sábado; en Toledo, de 21ºC a 11º e incluso en Madrid, el descenso puede ser de los 20ºC del viernes a los 10ºC del sábado.

En cuanto a la mitad norte, donde el viernes estarán de 5 a 10 grados por encima de lo normal e incluso hasta 15ºC en el sistema Ibérico, espera que el sábado caigan hasta situarse en cinco grados por debajo de lo normal para la época en esas mismas zonas. «Una bajada muy acusada pero que será pasajera», precisa Del Campo.

De cara al domingo, espera que vuelva el anticiclón de las Azores y se recupere la estabilidad y el ascenso térmico de modo que, amanecerá con heladas en buena parte del centro y del norte peninsular, en las horas centrales del día se notará una subida de 4 a 8 grados centígrados respecto al sábado en la mayor parte del país.

Para la próxima semana, Del Campo adelanta que a partir del martes y «probablemente» durante el resto de la semana los termómetros sobrepasarán los valores normales para la época, sobre todo las diurnas, que llegarán a estar entre 5 y 10 grados por encima de lo normal.

Las lluvias de domingo a martes serán muy escasas y apenas afectarán al extremo norte y quizá al Estrecho, pero a partir del miércoles y con «incertidumbre muy alta», ve posible que llegue un área de bajas presiones a capas altas de la troposfera y que se desplace por el sur del anticiclón hasta llegar a la Península donde dará lugar a lluvias en el tercio sur de la Península y en puntos de la mitad oriental. Sin embargo, no espera que se registren cantidades «demasiado abundantes» pero destaca que en algunos puntos del sur de Andalucía serán las primeras lluvias significativas del año 2022.

Por otro lado, sobre Canarias ha informado que desde hoy al fin de semana lo más destacado serán las rachas de vientos alisios intensas que pueden pasar de 70 u 80 kilómetros por hora y que mantendrán cielos poco nubosos, excepto en el norte de las islas de mayor relieve y con un descenso térmico el sábado.

Allí llegará un frente que dará lugar a lluvias generalizadas en las islas más montañosas que incluso prevé que puedan extenderse aunque de forma más débil y dispersa, también a Lanzarote y Fuerteventura. La próxima semana «transcurrirá tranquila» en Canarias, con vientos de norte y nordeste, nubes y algunas lluvias en las islas más montañosas y tiempo soleado en el resto.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí