La segunda ola de calor del verano en la Península y Baleares y la primera en Canarias podría tener lugar a partir de este viernes, 8 de julio, un episodio que provocará un aumento de las temperaturas que podrán llegar a alcanzar los 40ºC, según ha avanzado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) Rubén del Campo.

Esta situación se produce después de que este martes 5 de julio se registrara «abundante actividad tormentosa en el norte y este de la Península», como ha indicado Del Campo, que ha añadido que la red de detección de descargas de AEMET contabilizó alrededor de 3.900 impactos de rayos en superficie, además de precipitación de intensidad torrencial, es decir, más 10 litros por metro cuadrado en tan sólo diez minutos, en la localidad de Peñausende (Zamora) y granizo grande, con piedras de hasta cinco centímetros, en la provincia de Teruel, por ejemplo, en la localidad de Calanda.

También hubo rachas muy fuertes asociadas a las tormentas, entre las que destacan la que alcanzó 105 kilómetros por hora en Motilla del Palancar (Cuenca). Por el contrario, en la zona centro mitad sur, lo más destacado fueron las altas temperaturas, con prácticamente 40ºC e temperatura máxima en Talavera de la Reina (Toledo) y en Granada.

Este miércoles todavía predominará «el ambiente inestable» en buena parte del norte y este peninsular por lo que «existe peligro de tormentas fuertes compañeras de rachas de viento intensas y granizo» en puntos del norte de Castilla y León, interior de Cantabria y País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, sobre todo en el interior, y en el norte de la Comunidad de Madrid, como ha detallado el portavoz.

En el caso de la provincia de Teruel y en el interior de Castellón, estas tormentas podrían ser «muy fuertes y con un peligro importante, ya que las precipitaciones podrían alcanzar intensidad muy fuerte, incluso torrencial, es decir, podrían superarse los 10 litros por metro cuadrado en tan sólo diez minutos y podrían estar acompañadas de gran aparato eléctrico, rachas de viento muy fuertes (superiores a los 70 kilómetros por hora) y granizo grande (que podría superar los dos centímetros)», según Del Campo.

Respecto a las temperaturas, este miércoles bajarán en todo el nordeste de la Península y en el cuadrante suroeste peninsular, en cambio, predominarán los cielos poco nubosos e incluso los termómetros subirán en el oeste de Andalucía. En este sentido, el portavoz ha indicado que en Córdoba, Sevilla y Badajoz se rondarán los 38ºC.

A partir del jueves, sobre la Península y Baleares se va a configurar una dorsal, es decir, una zona de altas presiones en niveles medios y altos de la troposfera asociadas a aire cálido. También predominaron las altas presiones en superficie y, como consecuencia de todo ello, la atmósfera se estabilizará, de manera que los cielos permanecerán poco nubosos y no habrá grandes movimientos de aire.

Es posible que esta situación persista durante varios días, además de la propia naturaleza de la masa cálida de aire, por lo que se irá produciendo un calentamiento progresivo de la misma que permanecerá estancada sobre el país. «Esto se va a traducir en un ascenso paulatino y generalizado de las temperaturas, tanto máximas como mínimas, que podría desembocar, a partir del fin de semana, en la segunda ola de calor del actual verano, situación que se podría prolongar hasta mediados de la próxima semana o tal vez más», ha advertido Del Campo.

En concreto, se superarán los 35ºC de temperatura máxima en amplias zonas de la Península a partir del sábado, con más de 40ºC en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir y puntualmente por encima incluso de los 42ºC a comienzos de la próxima semana.

En estas zonas también se superarán los 40ºC grados en el valle del Ebro y puntos del Duero, sobre todo, en el oeste de Castilla y León y también en el sur de Galicia. Las noches volverán a ser tropicales, es decir, con mínimas de 20ºC o más en amplias zonas y tórridas (aquellas en las que no se baja de 25ºC) en puntos de la zona centro y mitad sur.

En Canarias, la llegada de una masa de aire africano también va a provocar un aumento notable de las temperaturas a partir del viernes por lo que «se podría hablar también de una ola de calor en el archipiélago», ha advertido Del Campo. El archipiélago experimentará un calor muy intenso, sobre todo en zonas de medianías y cumbres, y está por ver hasta qué punto afectará esta masa de aire africano a zonas costeras.

En cualquier caso, sobre todo en puntos de Gran Canaria, podrían superarse los 40ºC. También se esperan noches tórridas en el sur de esta isla y en el sur de Tenerife. La situación en Canarias podría prolongarse hasta el lunes o martes, sin descartar que, tras un ligero alivio térmico, continúe el calor durante la segunda mitad de la próxima semana.

AUMENTO PROGRESIVO DE TEMPERATURAS DESDE ESTE JUEVES

En la Península, este jueves y viernes predominarán los cielos poco nubosos, aunque con algunas tormentas aisladas por la tarde en puntos de Cataluña, Aragón, interior de la Comunidad Valenciana y Baleares, principalmente.

Las temperaturas iniciarán ya su ascenso y el viernes será una jornada muy calurosa en el centro y sur de la Península, con temperaturas de más de 35ºC y máximas de entre 40 y 41ºC en ciudades como Córdoba, Sevilla y Badajoz. El ambiente todavía será fresco en el norte, con vientos que soplarán del norte y noroeste y cierzo en el Ebro. En concreto, se alcanzarán los 25ºC en Vitoria o 27ºC en Pamplona.

El sábado predominarán los cielos poco nubosos en todo el país y el viento ya amainando. Seguirán subiendo las temperaturas y se superarán los 35ºC no solo en el centro y mitad sur, sino también en la meseta norte del Ebro y puntos de Baleares, Badajoz, Sevilla y Córdoba alcanzarán los 40ºC, por ejemplo.

El domingo se espera una nueva subida de los termómetros con noches tropicales en el Mediterráneo, zona centro y mitad sur y mucho calor prácticamente en todo el país, tanto en la Península como en Canarias. Las zonas más frescas estarán probablemente en el entorno del Cantábrico, con 25ºC en Santander o San Sebastián, pero se superarán lo 40ºC de nuevo en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

El ambiente será cálido también a orillas del Mediterráneo y en ciudades como Valencia, Castellón o Palma de Mallorca se superarán los 33 o 34ºC, con sensación de bochorno por la humedad. En Canarias superarán los 35ºC en amplias zonas del archipiélago y más de 40ºC en puntos del sur de Gran Canaria.

«Esta situación podría prolongarse unos días más después del fin de semana, con ligeras subidas de los termómetros», ha augurado Del Campo que ha añadido que, a comienzos de la próxima semana, hay incertidumbre en la Península Ibérica ya que el lunes y el martes podría producirse un descenso de las temperaturas, que volverían a subir a partir del miércoles.

Por ello, a modo de resumen, ha avanzado que se espera un calor muy intenso durante buena parte de la semana y que es «difícil todavía pronosticar cuándo podría terminarse esta esta ola de calor, en caso de que finalmente llegue a producirse».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí