La ola de calor seguirá afectando a la mayor parte de la Península y Baleares durante el fin de semana, puesto que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha extendido la previsión «como mínimo» hasta el sábado, sin descartar que pueda sumar alguna jornada más.

Así, se mantiene la previsión de que estabilidad generalizada y muy fuerte insolación, lo que junto con la entrada de una masa de aire muy cálida procedente del norte de África, está provocando un importante ascenso de las temperaturas, mínimas y máximas, en buena parte de la Península.

«Nos encontramos en un episodio de ola de calor que se mantendrá, al menos, hasta el sábado 18, sin descartar que se prolongue algún día más, especialmente en la mitad oriental peninsular», explica la AEMET en una nota informativa especial con motivo de este episodio.

A esta situación se suma que el viento de componente sur está arrastrando polvo en suspensión que puede originar calimas y reducir la visibilidad.

Las temperaturas se sitúan este martes en valores superiores a 36ºC en amplias zonas de la meseta norte, alto Ebro, sur de Galicia, interior del Cantábrico oriental y Mallorca, y se podrán alcanzar los 39-40ºC en el valle del Ebro.

En el centro y sur peninsulares las temperaturas se mantendrán altas y se alcanzarán o superarán los 40ºC en amplias zonas, sobre todo en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir, donde se podrán superar los 42ºC.

La AEMET señala que entre el miércoles y el viernes aumenta la incertidumbre sobre la evolución de las temperaturas aunque en general no prevé cambios significativos.

Si bien, ve probable un ligero descenso en el área cantábrica y en la mitad sur de la Península, mientras que seguirán subiendo en el valle del Ebro.

Respecto al jueves, la AEMET espera un probable aumento térmico en el área cantábrica y un ligero descenso en la vertiente atlántica y en otras zonas del interior peninsular.

El viernes, aunque con mucha incertidumbre, la mayoría de los escenarios prevén una nueva subida de las temperaturas en la mayor parte de la Península y Baleares.

Asimismo, las temperaturas mínimas también serán elevadas y no bajarán de 20 y los 25ºC en amplias zonas del sur y del centro peninsular.

Desde el sábado es posible que las temperaturas desciendan de forma significativa en la mitad oeste peninsular y de manera ligera en la mitad oriental, aunque en todo caso los termómetros seguirán con valores muy elevados.

La incertidumbre es elevada porque una DANA se situará cerca de Madeira y no se puede determinar aún con precisión su desplazamiento hacia la Península, aunque la mayor parte de los escenarios esperan que la ola de calor finalice el fin de semana.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí