A pesar de su juventud, José Almarcha es un músico consagrado, con una larga trayectoria profesional. Aprovechando el galardón que el ayuntamiento de Tomelloso le ha concedido, y su pequeña estancia en su ciudad natal, para hacerle una entrevista que hacía tiempo quería hacerle.

No es fácil hacer una entrevista a alguien que conoces desde hace tiempo y a quien admiras, y además siendo un novato en estas lides uno quiere lucirse e intentar hacer algo original. José es un guitarrista de flamenco, pero que siempre ha huido de la ortodoxia. En el flamenco hay dos tipos de guitarristas: Los de acompañamiento y los llamados concertistas, pero en realidad la mayoría navegan entre esas dos vías paralelas: no obstante Almarcha encajaría más en el papel de concertista, aunque también navega muy bien en las aguas del acompañamiento de baile. Almarcha no es flor de un día, y su éxito se ha forjado a base de mucho trabajo, pasión y buen hacer.

Pregunta: Tu empezaste muy joven a tocar la guitarra, y además aprendiste con Oscar Herreros, aunque me consta que no fue hasta tu adolescencia que te lo empezaste a tomar en serio. Me gustaría que me contases un poco cómo fueron esos años, y cuál fue el punto de inflexión para que decidieras que querías dedicarte a esto.

Respuesta: Pues de niño, nunca me costó demasiado hacer sonar la guitarra, tenía bastante facilidad con lo que no me la empecé a tomar en serio hasta que cumplí unos 12 o 13 años y empecé a conocer un poco más lo que estaba haciendo, empecé a escuchar algo de flamenco y me ponía en casa discos de Paco de Lucía y Manolo Sanlúcar también empecé a conocer a algunos flamencos de Tomelloso y ahí, empecé a entender que lo que yo hacía no era absolutamente nada. Así que creo que puede ser el punto de inflexión, darme cuenta que en realidad no sabía tocar y que quería hacer lo que hacían esos guitarristas. A partir de ahí empezó todo a complicarse… 

P: En 2015 publicas tu primer disco, y ahí ya dejas claro tu naturaleza heterodoxa, en la que desde una base flamenca juegas con distintas referencias musicales. Es algo que se seguirá viendo en tus siguientes discos. Tu forma de rasgar la guitarra es muy emocional, pero es puro flamenco, sin embargo se nota que ante todo eres amante de la música en general. Cuales son tus mayores influencias?

R: Escucho de todo en realidad, todo tipo de música pero el flamenco es lo que me mueve de verdad. No sabría decirte todos los clásicos de cualquier estilo musical, desde Rock, Jazz, Música Clásica…

P: Sé que tu madre fue importantísima en toda tu vida y en las decisiones que tomaste, también que fue ella la que más te animó a tocar la guitarra. Son cosas muy intimas y personales, pero en tu segundo disco «Alejandra», dedicado a ella, se nota un cambio en tu música, en el que te acercas a tus raíces. Además creo que ese duro momento te cambió, pero al mismo tiempo creo que te ha hecho más adulto musicalmente, y de alguna manera ella te aporta una energía allá donde esté.

R: Bueno en realidad, mi madre y mi padre los dos por partes iguales siempre me han ayudado para que pueda dedicarme a la guitarra, hay que pensar que en mi casa solo entraba el sueldo de mi padre. Después de la pérdida de mi madre, evidentemente que cambio todo, mi forma de ver las cosas, mi actitud ante la vida… por supuesto que esto se ve reflejado en mi manera de tocar y de componer, sobre todo en este disco donde ella está tan presente. Yo pienso que el artista debe tener la obligación de no sólo hacer cosas sino también de contarlas, transmitir, conmover y hacer pensar al que lo escucha, y bueno, en ello ando. 

P: Tu trabajo se reparte entre la composición, grabación y actuaciones, tanto a nivel de acompañamiento cómo en solitario ¿Esas actividades tan variadas son más estimulantes para tí, o por el contrario necesitas centrarte en una sola actividad? Y ¿Cuál de ellas es la que más te gusta?

R: Normalmente estoy más dedicado a componer música para danza sencillamente porque es para lo que más se me requiere y para lo que tengo más demanda y quizá más virtudes. Me gusta mucho hacerlo y no me gustaría cesar en ello. Con los años me van surgiendo inquietudes y por eso voy grabando discos para dejarlo ahí plasmado. Además, cada vez veo más claro que la combinación de las tres facetas, el toque el cante y el baile me llena mas. Hay temas que el baile los completa y otros que lo hace el cante y otros que necesito de los dos para expresar bien lo que quiero decir. No creo que haya que centrarse sólo en una. 

P: Tu fuiste alumno de Oscar Herreros, no sé si alguna vez te has planteado lo de enseñar a otros, o por el contrario no es algo que te hayas planteado. Personalmente te puedo decir que yo no me lo plantee hasta después de estar muchos años pintando, porque era algo para lo que no estaba seguro que yo estuviera preparado, ya que es algo que te gasta muchas energías ¿Te lo has planteado alguna vez?

R: Pues mira Manuel, en mi casa nunca hemos tenido mucho dinero, así que para costearme las clases de guitarra que daba en Madrid, cuando aún estaba en el instituto y después, cuando lo dejé y empecé el conservatorio de grado medio que hacia en Puertollano, me puse a dar clases particulares en mi casa de la calle Concordia (Nombre que lleva la Alegría del primer disco) unos 15 años o así tendría cuando iba a Madrid, 18 cuando empecé en Puertollano y hasta que me fui a córdoba a hacer grado superior más o menos con 20 o 21 no recuerdo muy bien las edades ya. En esos 5 o 6 años, di todas las clases que me tocaba dar en toda mi vida creo. Di muchísimas clases, a muchísima gente de Tomelloso y alrededores. Las daba en Tomelloso, estuve yendo a Alcázar de San Juan a la Peña flamenca también. No me planteo volver a dar clase pero no es algo que descarte de hecho soy licenciado en guitarra flamenca por el conservatorio superior de córdoba con “vistas” (esto sí por consejo de mi madre) a algún día ejercer como docente, pero a día de hoy lo veo lejísimos. 

P: Para terminar, me gustaría que me contases un poco en qué andas metido en este momento

R: Pues actualmente estoy metido como siempre en los proyectos que vienen de atrás para danza, y a nivel más de solista, volcado en intentar que este último trabajo se escuche lo más posible y poder dar muchos conciertos presentándolo. Mientras tanto ya estoy preparando algunos temas nuevos que quiero grabar pronto e ir sacando no sé muy bien en qué formato porque esto ha cambiado mucho y los cd’s ya no se venden. 

También ando el concierto del próximo día 12 de septiembre en el Puerto de Santa María, y el 28 de noviembre en el teatro municipal de Tomelloso que será la puesta de largo del nuevo disco ante la gente de mi pueblo.

Ha sido un auténtico placer entrevistar a éste gran artista de Tomelloso, con el que me identifico totalmente, que encarna todas las virtudes de nuestras gentes, como son: El trabajo, el tesón y la iniciativa personal, al que deseo muchos más éxitos y una larga vida llena de buenos trabajos, emocionándonos con su arte, ese arte tan necesario para el alma en tiempos tan duros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here