Cuando pensamos en Naturaleza, prácticamente, todos lo asociamos con la primavera, la floración, la variedad de colores y los largos días de sol.

Pero el otoño con sus tonos marrones y rojizos, no se quedan atrás, y resulta igual de espectacular, como podemos comprobar en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Este pequeño paraíso de interior en Castilla-La Mancha, a escasos 30 minutos de Tomelloso y que, con la reciente estación del otoño estrenada, lucen sus lagunas esplendorosas.

Este enclave es un verdadero portento, al que tal vez, el hecho de tenerlas tan cerca, no hace que las apreciemos, tanto como se merecen, cambiemos esa percepción y demos valor a esta maravilla manchega, que hay que cuidar para que permanezcan siempre con vida, presumamos de ellas, pues son dignas de admiración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here