El Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha presentará 149 enmiendas «muy ambiciosas» a los presupuestos de la Comunidad Autónoma para el próximo año con el fin de llevar a cabo «un nuevo modelo de región muy diferente al socialista».

Así lo ha indicado en rueda de prensa la presidenta del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes y coordinadora autonómica de la formación, Carmen Picazo, quien ha anunciado que su partido presentará también enmiendas al proyecto de Ley de Medidas Tributarias y Administrativas de Castilla-La Mancha aprobado este miércoles.

Empezando por esta última Ley, Picazo ha asegurado que Cs va a presentar enmiendas «muy ambiciosas» para que haya una bajada de impuestos en lo que ha considerado «una revolución fiscal» para la Comunidad Autónoma.

En concreto, la formación naranja solicitará «una bajada importante de impuestos» con una bajada en todos los tramos autonómicos del IRPF en un 0,65 por ciento para que todos los castellanomanchegos se vean beneficiados a la hora de hacer la declaración de la Renta.

También solicitará Ciudadanos una bonificación del 99 por ciento en el impuestos de sucesiones y donaciones y la extensión de la cuota reducida para los nuevos autónomos con el fin de «ayudarles a despegar». «Ya basta de subir impuestos y machacar a la clase media, autónomos y pymes», ha subrayado.

Respecto a las enmiendas a la cuentas regionales de 2022, Picazo ha indicado que comprenden un rescate al comercio tradicional por 50 millones de euros, un plan de relevo generacional de las pymes, un cheque energético para autónomos y pymes, la universalización de la educación de 0 a 3 años por 100 millones de euros, un plan de fomento de la lectura, la recuperación de la carrera profesional sanitaria o un nuevo plan de salud mental.

A ello ha añadido enmiendas para un programa de ludotecas para niños de 0 a 6 años, un programa de dinamización cultural y de ocio para jóvenes, un plan de autonomía y atención en domicilio para personas mayores o mejoras en las asignaciones del sector social para que sean eficientes.

Tras explicar todas las enmiendas, Picazo ha asegurado que su partido tiene la intención de negociar pero que será exigente porque considera que Castilla-La Mancha puede tener dos modelos: el socialista con «más despilfarro y chiringuitos» y otro liberal con una bajada de impuestos y alivio para la clase media, autónomos y pymes.

«En definitiva, se trata de un modelo diferente al socialista, de lanzar un balón de oxígeno a las familias, de estimular la inversión y el ahorro, facilitar que se genere empleo, de mejorar la competitividad de las empresas y de ser de una vez por todas ambiciosos y no conformarnos con el modelo socialista al que estamos acostumbrados», ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here