El tiempo durante la semana que comienza este lunes estará dominado por un anticiclón centrado en Europa occidental, que ejercerá desde allí su influencia sobre España y que se traducirá, como es habitual, cuando aparecen las altas presiones por estas fechas en tiempo estable, sin apenas precipitaciones, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, ha avanzado que se esperan bancos de niebla que reducirán la visibilidad en los valles de los grandes ríos de la mitad norte, temperaturas frías de noche con ambiente suave en las horas centrales del día, y un empeoramiento de la calidad del aire en las proximidades de los focos emisores, como pueden ser las grandes ciudades, ya que la ausencia de vientos confina los contaminantes cerca de su origen.

La excepción a esta situación establece, según ha explicado Del Campo, será Canarias, donde a partir del martes por la tarde podrían producirse chubascos como consecuencia de la llegada de un área de bajas presiones. También en el área mediterránea, a partir del jueves, llegarán vientos húmedos de procedencia marítima y podría llover débilmente.

Por otro lado, el portavoz de AEMET ha apuntado que las lluvias durante la jornada del pasado domingo, día 12, tal y como estaba previsto, fueron muy escasas ya en todo el país, de manera que apenas se superó un litro por metro cuadrado en puntos del Cantábrico oriental y norte de Navarra, después de que en estas áreas se recogiesen enormes cantidades de precipitación y las jornadas anteriores.

AVENIDAS EXTRAORDINARIAS EN EL EBRO

Como ejemplo, ha señalado que la localidad de Roncesvalles, en el Pirineo navarro, recogió en las dos semanas previas 670 litros por metro cuadrado. Estas intensas lluvias en el extremo norte se han traducido en avenidas extraordinarias del río Ebro y de sus afluentes de la margen izquierda.

Por otro lado, ha puesto de relieve que el domingo las temperaturas fueron muy altas para la época del año en el extremo sur peninsular, rozándose los 25 grados en la localidad de Morón de la Frontera, la provincia de Sevilla.

Entre este lunes y el miércoles predominará el ambiente estable y anticiclónico con formación de extensos bancos de niebla en los valles del Duero y del Ebro, que podrán ser persistentes, quizás algo menos en el Duero el miércoles, día en el que además aumentará la nubosidad en el área mediterránea, sin descartar alguna lluvia débil en los litorales de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Almería.

En las zonas de niebla persistente durante estos tres días -lunes a miércoles- el ambiente será fresco, ya que la presencia de esta niebla impedirá que los termómetros suban más allá de los 10 grados. Fuera de las zonas de niebla, en las horas centrales del día, los valores de temperaturas serán templados para la época. Se podrán alcanzar los 18 a 20 grados a orillas del Mediterráneo y se pueden superar los 20 o 22 grados en el Guadalquivir, especialmente en la provincia de Sevilla. Serán temperaturas entre 5 y 10 grados por encima de las habituales para la época.

Las temperaturas nocturnas sí que serán más propias de diciembre ya que los cielos despejados y la estabilidad atmosférica propician el enfriamiento del suelo. Este enfriamiento se traslada a las capas bajas de la atmósfera y así habrá heladas nocturnas en puntos del interior de la mitad norte.

En cuanto al viento, durante estos tres primeros días de la semana serán flojos en general, quizás algo más intensos en litorales, especialmente el miércoles, con levante fuerte en el Estrecho.

A partir del jueves y hasta el final de la semana, lo más probable es que España continúe bajo la influencia de las altas presiones centradas en Europa occidental, que seguirán desde su posición favoreciendo la llegada de vientos de procedencia marítima al área mediterránea. Esto se traducirá en nubosidad abundante por allí, con posibilidad de algunas lluvias débiles en la Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Andalucía oriental, especialmente en la provincia de Almería, y también en el entorno del Estrecho.

En el resto de España, de nuevo, cielos poco nubosos, ausencia de lluvias y formación de bancos de niebla en el interior, más probables en el este peninsular y que en el Valle del Ebro, donde podrían ser de nuevo persistentes.

Las temperaturas serán en general más bajas durante esta segunda mitad de la semana, ya que bajarán de forma general el jueves y después permanecerán sin grandes cambios. Habrá heladas en el interior de la mitad norte y en la zona centro, aunque de nuevo en las horas centrales del día, fuera de las salidas de niebla persistente, el ambiente será suave para la época.

En Canarias, el acercamiento de un área de bajas presiones provocará un aumento de la inestabilidad, con lluvias y chubascos ya desde el martes por la tarde en las islas de La Palma y El Hierro. El miércoles estas lluvias y chubascos, que serán débiles y moderados, se extenderán a las islas de mayor relieve. También se producirán en la jornada del jueves, sobre todo durante la primera mitad del día, aunque poco a poco irán remitiendo. No se prevé que estas lluvias lleguen a Lanzarote ni a Fuerteventura, donde, en cambio, habrá polvo en suspensión que dará lugar a calima.

De cara al fin de semana, no se descarta que lleguen de nuevo las precipitaciones a las islas occidentales. En cuanto a las temperaturas, suben este lunes en el archipiélago y volverán a bajar el miércoles para quedar el resto de la semana sin grandes cambios por allí.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí