Cerca de medio millar de personas han participado, hasta este miércoles, en la iniciativa que está llevando a cabo el equipo sanitario multicampus de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que consta de la implementación de una técnica de cribado para detectar el COVID en la saliva. Hasta el momento no se ha detectado ningún positivo en esta campaña.

Esta actuación está dirigida a toda la comunidad universitaria y se encuentra operativa en todos los campus y sedes de la institución académica. Está promovida de forma conjunta por los vicerrectorados de Política Científica y de Ciencias de la Salud, con Antonio Mas y Alino Martínez al frente, respectivamente, según ha informado la UCLM en nota de prensa.

La Universidad de Castilla-La Mancha se encuentra implementando una técnica para la detección del COVID-19 en toda la comunidad universitaria, considerando que «la vigilancia de la infección por coronavirus es especialmente relevante en comunidades de gran tamaño como las universitarias», tal y como señalan desde los vicerrectorados promotores. Hasta el momento, se ha testado a cerca de medio millar de personas, con una media de unas 80 personas a la semana, no habiéndose detectado ningún caso positivo.

Se trata de una técnica rápida y sensible de cribado denominada qRT-PCR que permite analizar grandes grupos de población y que ha sido implementada por Pedro Tranque y Francisco Cimas desde el Laboratorio COVID del Servicio de Instrumentación Biomédica (SIB) de la UCLM, ubicado en la Facultad de Medicina de Albacete.

Uno de los retos de esta iniciativa ha sido su logística, dado el carácter multicampus de la institución académica. El equipo sanitario COVID-19 de la UCLM ha realizado directamente la gestión de citas, toma de muestras de saliva y comunicación de los resultados de acuerdo a la Ley de Protección de Datos, preservando la confidencialidad de los usuarios.

Las muestras llegan codificadas al Laboratorio COVID a través de mensajería rápida, donde son procesadas utilizando plataformas robóticas de pipeteo automático adquiridas a través del mecenazgo COVID-19 de la UCLM. Este equipamiento, junto con las innovaciones metodológicas aplicadas desde dicho laboratorio, ha sido clave para poder testar centenares de muestras en apenas unas horas de manera fiable, con costes muy reducidos respecto a protocolos anteriores.

Para la validación de la técnica se ha contado con la colaboración del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA), que ha permitido realizar ensayos piloto en los que se analizaron muestras de 125 voluntarios y 15 controles positivos antes del verano.

Con el inicio del curso académico 2021/22, se hizo accesible este servicio de detección de COVID-19 a todos los estudiantes nuevos. Actualmente, la capacidad de análisis implementada desde el SIB permite extender el servicio a toda la comunidad universitaria de la región, incluyendo no slo a todos los estudiantes sino también al personal de administración y servicios, y al personal docente e investigador que lo solicite.

Esta iniciativa ha seguido los pasos de los protocolos desarrollados en 2020 por la Universidad de Yale y la Universidad Complutense de Madrid. No tiene validez diagnóstica al no realizarse en un centro sanitario, pero es «muy útil» para la detección de personas positivas asintomáticas y proporciona información a los servicios de salud pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here