La consejera de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, Rosa Ana Rodríguez, ha ofrecido detalles del avance del Plan de Digitalización Educativa, una estrategia que pretende «producir un cambio metodológico en el sistema educativo regional y convertir las aulas en espacios interactivos digitales» de cara a «modernizar el proyecto educativo gracias a la inclusión» de los sistemas digitales.

Serán más de 15.600 nuevos dispositivos informáticos los que recibirán los alumnos hasta superar los 100.000 otorgados entre ordenadores y tablets, todo mediante un sistema de préstamos que gestionarán los propios centros educativos.

Las nuevas demandas del sistema educativo, ha dicho la consejera, permiten ahora «avanzar y rediseñar» estrategias que den continuidad al trabajo previo de su departamento, razón por la cual se tomó la decisión de avanzar en los planes.

Una estrategia que se desarrollará hasta 2023 y que tendrá 70 millones de euros, fundamentalmente persiguiendo como objetivos continuar la reducción de la brecha digital del alumnado en cuanto a dispositivos; renovar la dotación tecnológica de centros públicos; y mejorar competencias de alumnado, profesorado y centros educativos.

Para transformar las aulas convencionales, se dotará a los colegios e institutos con más de 16.000 paneles interactivos y otros tantos ordenadores portátiles para que todos los centros cuenten con esta tecnología, «una herramienta imprescindible».

Los profesiones recibirán la formación pertinente para aprender a utilizar la nueva tecnología, lo que irá aparejado a un programa que con 15 millones de euros servirá para tutelar a los centros hacia tener sus propios planes de digitalización.

La puesta en marcha de los planes de digitalización de centros es «un instrumento que debe favorecer e impulsar el uso de los medios digitales, tanto en procesos de enseñanza como en el resto».

DOS FASES

El programa ahora se plantea en dos fases temporales, tres en el caso de la formación, que llegará a que el 80% de los profesores lleguen a tener al menos una certificación de B1 en cuanto a la capacitación del aprendizaje.

Ahora, hasta 15 centros educativos participarán en formación para aprender a diseñar sus propias aulas de futuro, un paso «decisivo y definitorio de la digitalización de los centros», algo que «se complementa con el trabajo» de su departamento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here