Toledo, 20-09-2013.- El consejero de Hacienda, Arturo Romaní, durante la entrevista realizada en Radio Castilla-La Mancha por el periodista Alberto Orenés. (Foto: Álvaro Ruiz // JCCM)

El consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, Arturo Romaní, ha asegurado, en una entrevista en el programa “En Camisa de Once Varas” de Radio Castilla-La Mancha, que la rebaja de impuestos anunciada por la presidenta Cospedal “llegará a todas las rentas, pero especialmente a las medias y bajas”.



En concreto, la reforma consiste en una rebaja del tramo más bajo de la tarifa autonómica del IRPF -del 12 al 11 por ciento- y un incremento de los mínimos por descendientes un 5 por ciento para 2014. Además, se adelanta la rebaja de la tarifa autonómica prevista en la reforma fiscal del Estado para 2016. En vez de hacerla gradualmente, en dos pasos, en Castilla-La Mancha se hará de una sola vez. Se elimina también la tasa que se aplica a los certificados de exportación que emiten las consejerías de Agricultura y Sanidad.

Según ha explicado el consejero de Hacienda, al rebajar el tramo más bajo de la tarifa del IRPF se garantiza que la rebaja de impuestos llegue a todos los ciudadanos, “ya que todas las rentas pasan por el primer tramo”. Es decir, cuando un contribuyente aplica una tarifa no busca el tipo que se corresponde con su nómina, sino que va a aplicando sucesivamente cada tramo de tarifa en su renta proporcionalmente.

“Uno de los objetivos de la reforma fiscal era que fuera general, es decir, que afectara a todos, y al mismo tiempo que fuera equitativa, esto es, que afectara más a las rentas medias y bajas y menos a medida que las rentas van siendo más altas”, ha explicado Romaní. “Para conseguir estas dos condiciones la cuestión era tocar el tramo más bajo de la tarifa, porque todas las rentas pasan por ese primer tramo”.



En total, a partir del 1 de enero de 2015, el millón de contribuyentes castellano-manchegos tendrán 200 millones de euros más en sus bolsillos. “Inyectar 200 millones de euros en las familias de la región tiene efectos en la economía”, ha asegurado el consejero de Hacienda. “Y algo importantísimo también: que éste es el momento, es decir, uno puede hacer todas las inyecciones de liquidez a las familias que quiera, como hacía Zapatero en ciertos momentos de la recesión o de la crisis, y no sirven absolutamente para nada. Primero hay que arreglar las cuentas públicas, además de realizar reformas estructurales para colocar al país en posición de crecer”, ha añadido.

“El techo de gasto baja pero no habrá ajustes”

Romaní también se ha referido al techo de gasto de la región para 2015, que ascenderá a 5.654,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,4 por ciento con respecto a 2014. Según ha explicado, esa reducción “la absorben los ahorros en intereses de la deuda, por lo que no va a haber menos dinero para gastar en las consejerías”.



Según el balance que ha hecho el consejero, Castilla-La Mancha tiene ahora, gracias a la gestión del Gobierno de Cospedal, unas “cuentas en orden”. Romaní ha subrayado que “algo tan simple” como gestionar los impuestos que pagan los ciudadanos se convirtió con el anterior Gobierno  en un “galimatías, donde el presupuesto era falso, y de ahí viene el agujero”.

El déficit del año 2011, tal y como ha detallado Romaní, era de 3.000 millones de euros; el del año 2010, 2.200 millones; el de 2009, 1.700 millones; el de 2008, 1.100 millones, lo que suma un total de 8.000 millones de euros de déficit en una sola legislatura.

“Luego dicen que de dónde sale la deuda. Esto sí que es curioso y solo se puede decir en política a los que no saben de economía, porque yo no se en qué despacho se puede meter el PSOE a contar la teoría de que -de repente- ha crecido la deuda sorpresivamente en Castilla-La Mancha. Esos ocho mil millones de euros que se gastaban de más en cuatro años por algún lado iban a salir, hay que pagarlos. El déficit se traduce en deuda”, ha concluido el titular de Hacienda.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre