Los Reyes han sido recibidos con aplausos y vítores este sábado en Guadalajara a su llegada al desfile del Día de las Fuerzas Armadas, el primero que se celebra fuera de Madrid desde 2012 y que recupera vistosidad después de años de recortes.



Felipe VI y Letizia –con vestido blanco con estampados negros– han llegado en coche a la calle Camilo José Cela de Guadalajara con 14 minutos de retraso respecto a la hora prevista. Les han recibido la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el jefe de Estado Mayor de la Defensa, (Jemad), general de Ejército Fernando Alejandre.

El monarca ha vestido el uniforme del Ejército de Tierra pese a que por rotación le correspondía el de la Armada. Ha sido así porque este año se cumplen 40 años de su ingreso en el Regimiento de Infantería ‘In Memorial’ del Rey nº1, cuyo distintivo ha portado como máximo representante de las Fuerzas Armadas.

Al inicio de los actos, los Reyes han recibido los honores de ordenanza y pasado revista a un batallón de honores de la Guardia Real. A continuación, miembros de la Brigada Paracaidista han tomado tierra portando la bandera de España que se ha izado portada por personal militar de los tres Ejércitos y la Guardia Civil.

Uno de los momentos más emocionantes ha tenido lugar cuando el Rey ha depositado una corona de laurel en homenaje a los que dieron su vida por España. Como novedad, han estado presentes familiares de seis militares fallecidos en acto de servicio, que tendrán además oportunidad de saludar al monarca al término del desfile.

En concreto, se trata de los familiares de los militares Juan Bonel Suárez, subteniente del Ejército de Tierra, y del sargento del Ejército del Aire Francisco Javier Cardona Gil, fallecidos en el accidente del Yakolev-42; del teniente del Ejército del Aire, Saúl López Quesada, fallecido en el segundo accidente del SAR; del subteniente Juan Morales Parra, fallecido en el accidente del Cougar; y del capitán de navío Domingo Olivo Esparza y del cabo primero de la Guardia Civil Aurelio Salgueiro López, fallecidos en actos terroristas.

Al término, la ‘Patrulla Águila’ de vuelo acrobático ha efectuado una pasada de homenaje pintando en el cielo los colores de la bandera de España en uno de los actos más aplaudidos por el numeroso público congregado a lo largo del desfile.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre