El tomellosero Daniel Sánchez participa en la la XXXIV Carrera Popular Ciudad de Manzanares

El deporte lleva asociado de forma inherente el esfuerzo, la superación y un bienestar físico y mental. Sin excepciones. Aunque, la particular historia del tomellosero Daniel Sánchez Lara, un joven de dieciocho años, nos recuerda que el mundo está hecho para los valientes y, que no hay reto que uno no pueda superar. Tanto en el deporte como en la vida.

Un accidente de tráfico cuando únicamente contaba con quince meses, le produjo una tetraparesia espástica (disminución de la movilidad en las cuatro extremidades). Pero Dani aprendió desde aquella temprana edad el significado de la palabra “luchar”, superando cada aparente limitación con una curiosidad innata, una amplia sonrisa y una capacidad de esfuerzo de la que todos debemos aprender. En ello, buena cuenta tiene su maravillosa familia.

Desde pequeño le gustaron los deportes (madridista de corazón) y, gracias al Club Deportivo N.E. Los Delfines, empezó a practicar la natación, llegando a conseguir un Premio a Mejor Deportista Local con Discapacidad en el año 2016, aunque también ha ejercido hipoterapia (a caballo), petanca, y un largo etcétera gracias a la Fundación AFAS, al Colegio San Antonio, y al Colegio Público de Educación Especial Ponce de León, todas ellas, entidades de Tomelloso. Hay que decir que no ha habido área en la que no haya tratado de probarse a sí mismo pues, es un enamorado de la música, y asiste regularmente al taller de pintura ON/AcciÓN dirigido por Clara López Cantos desde la Asociación Acento Cultural.

Gracias a su familia y amigos, Dani, está a punto de embarcarse en una nueva prueba deportiva, esta vez, en la XXXIV Carrera Popular Ciudad de Manzanares, de diez kilómetros de distancia. Aunque en esta ocasión como en alguna anterior requiere de una pequeña ayuda, tiene como reto futuro, un triciclo adaptado para poder correr de forma independiente.

Dani, como tantas otras maravillosas personas no sólo de Tomelloso, sino del mundo entero, son un ejemplo de convivencia, respeto y esfuerzo. Ojalá y el mundo aprenda más de ellos pues, la cercanía, el amor y la paz que te transmiten hombres y mujeres así, vale mucho más que todo el dinero del mundo.

Vinícola de Tomelloso

¡Ánimo, Dani!

[justified_image_grid [email protected] flickr_photoset=72157683433540445]




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí