Nos reunimos con Pluvio Coronado una fría tarde de febrero para tomar un café y que nos cuente como va a abordar las jornadas que se celebran el próximo sábado.

Son ya 18 años realizándolas, “me siento muy orgulloso” -asegura- y que no hubiera sido posible continuar con estas charlas y coloquios sin el apoyo incondicional de la Asociación Española Contra el Cáncer de Tomelloso.



Empezó a dar las charlas solo en la Casa de la Cultura y más tarde quiso abrir el abanico y traer gente de Madrid: “Los gastos hay que cubrirlos ya que los ponentes vienen gratis, por su propia voluntad. No tenemos ingresos pero recibimos alguna que otra ayuda”.

Y es que, como nos cuenta, los profesionales de la salud además de impartir una ponencia, vienen también a hacer turismo por Tomelloso; y esa es la forma en la que Pluvio les «paga». “Vienen a ver sus cuevas, a beber sus vinos y a hacer que Tomelloso sea un poquito más grande”.

La asistencia de la gente es muy importante a la hora de celebrar las jornadas y durante estas casi dos décadas “están respondiendo muy bien, son los que me animan a hacer cada año otras y, sobretodo, es fundamental el apoyo de la AECC que es la base sobre la que se cimientan estas jornadas”, matiza Pluvio.

Se llaman “Jornadas sobre la Salud de la Mujer” porque  es ginecólogo y empezó solo, nos explica. Más tarde comenzó a traer varios ginecólogos para hablar sobre la salud de la mujer y «al cabo de 4 o 5 dejó de ser de la mujer y empezó a ser de medicina en general, y aunque permanece con el mismo nombre pero hablamos de todo”, explica Pluvio.

Este año acuden a las jornadas un geriatra, un pediatra, y dos ginecólogos, uno de ellos para hablar de terapias naturales.

TEMAS DE LAS JORNADAS



Para estas jornadas ha vuelto a buscar temas diversos: “¿Por qué me interesa este año el cáncer de mama? Porque llevo sin hablar de él al menos 7 años y en este campo han surgido cosas nuevas y voy a dar las novedades pertinentes”.

También se abordarán las terapias naturales ya que está muy de moda. Explica que algunas de estas terapias tienen su efectividad pero otras no. “La gente no entiende de eso, es capaz de gastarse dinero en cosas que no tienen probada eficacia simplemente porque les han dicho que son buenas”.

Nos expone el ejemplo de la onagra para el periodo de menstruación, una terapia que rebaja el dolor, a la que Pluvio no le da mucha confianza. “Luego hay otras como la cúrcuma que yo me la tomo de vez en cuando y es básica. Es un antioxidante superpotente con unas propiedades buenísimas para la salud”.

En cuanto al geriatra, nos explica que hablará de envejecimiento “ya que le interesa a todo el mundo”. Este es un experto en medicina para gente de avanzada edad y contará los secretos para envejecer con la mejor calidad de vida posible.

Hablaremos también de pediatría porque me he dado cuenta de que la media de edad en las ponencias es de 52 años. Muchas de ellas son abuelas, ¿y qué hacen las abuelas de hoy en día? cuidar a los nietos, y urgencias con un niño/a pueden suceder en cualquier momento. Pues para que sepan cómo reaccionar en un momento como ese”, explica.

AMIGOS

Por otro lado, Pluvio explica que siempre intenta traer médicos de Tomelloso para que se vea que hay grandes profesionales en la zona, pero muchas veces llama a los que tiene más cerca, en este caso profesionales del Hospital Clínico San Carlos de Madrid o gente que conoce en congresos como el ginecólogo que vendrá a hablar de terapias naturales, el cual es de Barcelona.“Me nutro mucho de ellos”.

Las ponencias tendrán lugar en el salón de actos del Hospital General y siempre roza el lleno según nos comenta Pluvio, “y más para ser un sábado por la tarde”. Se ha hablado de muchos temas que afectan de manera directa a la mujer pero también se pide la asistencia de hombres ya que las ponencias que se abordan también les interesan a ellos.

Las jornadas las hago por la gente de Tomelloso e intentando utilizar un lenguaje sencillo y divulgativo, para que puedan aprender cosas”, explica Pluvio, que nos habla de que uno de sus referentes fue Ramón Sánchez Ocaña a pesar de no ser médico, con su programa ‘Más vale prevenir’.

Este año las jornadas contarán con la presencia de un laboratorio llamado ‘100% Natural’ que ofrecerá muestras y dará a conocer sus productos entre los asistentes.

Y algo importante, en esta cita se dejan al margen cuestiones políticas y se abordan temas únicamente relacionados con la salud. Pluvio en este aspecto ha querido agradecer al Hospital de Tomelloso y a los colaboradores que apoyan la organización de estas jornadas. “Esto es para el pueblo de Tomelloso, para mi pueblo. Y si tengo que traer aquí al mejor del mundo lo traeré”, explica orgulloso Pluvio.

“Nadie de los que vienen aquí me piden nada, lo hacen por amistad. Yo les obsequio con mi pueblo. Les llevo a ver las cuevas, el Museo del Carro, les doy unas gachas y unas migas en la cocinilla de Antoñita Villena y les regalo vino”, asevera Pluvio, ejemplo de hospitalidad. “A mí lo que me importa es que digan ‘vaya maravilla tu pueblo y que maravilla sus gentes’ y eso es lo mejor”.

Pluvio matiza que en Tomelloso se conoce a los pintores, periodistas, escritores, gente de las artes pero “¿quién conoce a los científicos? Nadie. Primero porque no nos damos a conocer y segundo porque no somos mediáticos”.

Por otra parte, en sus jornadas siempre ha intentado que haya gente de Tomelloso “ya que son excelentes profesionales”. El año que viene, nos comenta Pluvio, que abordarán los problemas esofágicos, ya que es un tema que interesa mucho. “Intento no repetir, y si lo hago intento darle otra visión”.

Uno de los temas principales en las jornadas del próximo sábado será el cáncer de mama en mujeres jóvenes. “Es una enfermedad muy curable. Es el cáncer más común pero el que mejor se cura”, explica Pluvio. “Hay otros menos frecuentes que tienen una solución más complicada como puede ser el de ovario”.

HÉROE SIN CAPA

Una lectora de enTomelloso, nos comentaba unos días antes de la entrevista que «Pluvio ha salvado muchas vidas en Tomelloso» y se lo transmitimos. “Supongo que todos los médicos salvamos vidas, entonces ni las cuento ni las contaré, pero si hay alguien que siente que le he salvado la vida, eso es un orgullo para un médico.

Cada vez que tú le das más años de vida y esperanza a alguien por que le curas una enfermedad, es una medalla que te pones”, explica Pluvio. “El día que fallece un paciente o una paciente sufres un pavor terrible, es como si te dieran un mazazo en la cabeza. Pero espero salvar más”.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre