Salones Epilogo

Amalia Martín Negrillo, también conocida como Amalina, es la Presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer en Tomelloso y una de tantas y tantos valientes que han superado esta enfermedad. Nos recibía con una sonrisa para contarnos la labor que desarrolla la AECC en Tomellsoso y cómo fueron los inicios.

Amalia cuenta que lleva 18 años al frente de la asociación tras las presidencia de 14 años de María Lozano y de Isabel Badía durante cuatro. “Cuando cogí la asociación, María Lozano era la que había puesto la Escuela de Voz por con la ayuda de Andrés Cañas que estaba laringeptomizado. Inauguraron así la Escuela de los Laringeptomizados en Tomelloso. Eso es lo que yo me encontré cuando llegue”.


Vinicola Inline

Sin hacer mucho ruido y tras empezar el mandato, una de las primeras iniciativas en poner en marcha fue ofrecer masajes linfáticos para las mujeres operadas de cáncer de mama. Hace 12 años de aquella decisión y todavía hoy se presta el servicio, realizado en el centro Lamar que colabora con la Asociación Española contra el Cáncer. Para ello cuentan con una fisioterapeuta que atiende a las mujeres de Tomelloso y localidades vecinas de manera gratuita.

“Cuando le extirpan la mama a una mujer, a la gran mayoría se les inflama el brazo al quitar el vacío de axila, por eso deben tener un masaje linfático, ya que es muy delicado. La seguridad social da 15 o 20 al año pero en la asociación no hay ningún tope. Los oncólogos, cuando las operan les dicen, sean de donde sean, ‘si tenéis problemas con el brazo, a Tomelloso”, explica Amalia.


AYTO – Tomelandia 2018

Entre otras actividades tienen yoga, algo que Amalia considera muy beneficioso para hacer grupo, así como para recuperar movimientos y fortalecer los huesos. “Es muy duro. No lo sabe nadie salvo quién lo vive y se le dan muchas vueltas a la cabeza. Hay que juntarse con gente; una convivencia muy buena sirve para cualquier enfermedad”, aseveraba Amalia.

También tienen sevillanas, talleres de punto y ganchillo en el Centro de la Mujer y, una vez al año y cuando pueden permitírselo, se van de viaje. Ya han estado en sitios como Barcelona, Zaragoza o Mérida. “Los viajes han sido una maravilla”, matiza Amalia.

LABOR DE ACOMPAÑAMIENTO



Se han impartido cursos en Tomelloso porque “con una persona que tiene cáncer no puede hablar todo el mundo. Hay que saber tratar a persona que está muy delicada. Hace 20 años, todo cáncer era sinónimo de muerte y, ahora, no tienen nada que ver; ahora la gente se queda con una enfermedad crónica, que tiene un tratamiento cada mes pero que hace su vida como tú y como yo”. Amalia explicaba que “en la asociación hay unas bases que dicen que, si no te llaman, no hay porqué meterse en la vida de nadie. El lema de la asociación es ‘Si estás solo es que no nos conoces’.

“Aquí en Tomelloso, como no hay oncología en el hospital, no podemos tener voluntariado de cáncer en el. Tenemos una psicóloga o, mejor dicho, una psico-oncóloga, que nuestro trabajo nos costó traerla, para tenerla en el Hospital” prosigue Amalia.


DipuCR – Sabores del Quijote

Las personas con problemas tenían que ir a Manzanares, Alcázar o Ciudad Real. Amalia planteó la presencia de una psico-oncóloga y lleva ya en el pueblo 9 años. Lorena Martín, la psicóloga, tras su jornada laboral, que acaba a las 15:00 horas, imparte cursos en el centro de la mujer o charlas en otros municipios. “Nuestra asociación es todo voluntariado”, explicaba Amalia.

JORNADAS


Hidymec

Cada año se organizan unas jornadas para abordar distintos temas relacionados con la salud, antes impartidos en el Auditorio López Torres y que ahora se celebran en el Hospital de Tomelloso. Se preparan muy bien y Pluvio Coronado, ginecólogo en Hospital Clínico San Carlos e hijo de Amalia, es el responsable de su organización.

“Yo no podría traer a los especialistas que trae él. En las jornadas lo pasan muy bien, hay que recordar que todos los médicos vienen como voluntarios. Pluvio les invita a comer, después una cena cuyos gastos corren por cuenta de la asociación y con la ayuda de patrocinadores. Luego, el domingo, que es lo que más les gusta, en la cocinilla de la Antoñita Villena, comen unas migas con todos sus extras. Ese fin de semana los médicos están deseando que los convides para que vengan otra vez”, nos comentaba entre risas Amalia.


Imprenta Osuna – Navidad

Ponentes destacados han sido, por ejemplo, el Catedrático de Ginecología del Hospital Clínico de San Carlos en Madrid, también Teresa Robledo -jefa de alergia del Hospital Clínico San Carlos- o Enrique Rey -jefe de digestivo del Clínico-, todos ellos gente muy relevante y reconocidos en el ámbito al que se dedican.

VOCACIÓN Y GUSTO POR AYUDAR

En cuanto a la asociación, Amalia dice que es un trabajo sin remuneración, en el que cuenta con mucha gente, pero que aporta mucho. “Conoces a muchas personas, lo que yo he podido sacar en conclusión es que en el dolor es cuando más se necesita a la gente. Tu estás mal y lo que necesitas no es un persona que te hable, sino que te abrace, que sepas que está ahí. Eso te hace crear un vínculo con una persona que ya no se va. Yo conozco familias que han perdido a alguien de cáncer y son como mi familia. Creas un vínculo muy estrecho con la gente en el dolor”, contaba Amalia.



“La asociación es para apoyar a superar todo el cáncer, sea cual sea”, señala Amalia. En España hay varias residencias de la AEEC para personas que necesitan terapia a diario, para que estén gratuitamente en ellas con un acompañante, habitaciones acondicionadas y particulares, en relación con la atención al paciente.

“Cuando una persona está con paliativos, si lo piden, la asociación pone una cama a su disposición, así como una enfermera, un médico, una psicóloga y una oncóloga que se desplazan a su casa. Hacemos todo lo posible por beneficiar y ayudar al enfermo. Para cada enfermedad ayudamos en el tratamiento correspondiente, estamos muy pendientes”.

Todos los fondos que se recaudan en las diferentes acciones que llevan a cabo durante el año se destinan al tratamiento de los afectados de cáncer y su comodidad. “Nosotros hacemos una cuestación y un rastrillo para recaudar fondos y para eso hacen falta voluntarios; en la última cuestación se contó con más de un centenar de voluntarios” explica Amalia.

Para recaudar también se hicieron unas jornadas de Zumba en el colegio Miguel de Cervantes, el día del lazo en la plaza, una carrera en la que se va a Pinilla en bicicleta. “Tomelloso siempre apoya a la asociación, me siento muy bien acogida. Avanzamos mucho, yo tengo la esperanza de que el cáncer se acabará erradicando, ya que hay tratamientos buenísimos. Tengo mucha suerte de vivir en esta época” finalizaba nuestra protagonista.

QUÉ DICEN DE AMALINA

Nos hemos atrevido a preguntar a algunas personas de la asociación su parecer sobre Amalina. Esta ha sido las respuestas que reproducimos tal cual: “Para Amalina antes son las personas que las cosas y dejaba todo lo que estuviese haciendo para acudir a casa de un enfermo que lo estaba pasando mal y necesitaba levantar el ánimo”. “También nos suele regalar un libro en blanco, para que después de pasar la enfermedad, anotemos todas las cosas buenas que hemos aprendido de ella. De conocer a nuevas personas, de valorar más las pequeñas cosas. La verdad, está en todo.”

No queda nada más que añadir sino un enorme y profundo ¡gracias por esta labor!

 

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here