Salones Epilogo

Los humanos resultamos ser complejos, muy complejos, tanto es así que somos capaces de lo mejor y lo peor. La inteligencia y la afectividad, nuestra cabeza y nuestro corazón son dos motores que nos abocan continuamente a pensar, decidir y actuar libremente de una determinada manera.

La característica más relevante, la mayor grandeza que encierra el ser humano reside en poder ser piloto de la “nave donde viaja”, de su vida, con lo que conlleva de riesgo, de aciertos y errores que como en el tenis son o no forzados, provocados por las propias limitaciones y circunstancias que hacen de ese viaje vital un trayecto sometido a escollos y adversidades de distinto calado. Tener la capacidad de sobreponerse, reconducir y superar esas vicisitudes para llegar al puerto deseado es lo que hace al hombre un ser grande, noble e irrepetible.


GFIMA Inmobiliaria

Entre esas adversidades, el contratiempo más complicado a superar en este viaje vital es el perdón. Existen otras muchas de distinto calado, pero creo que perdonar es el acto más difícil a la vez de gratificante que una persona puede realizar. Y lo es porque supone en la mayoría de las ocasiones renunciar a la lógica, incluso a la razón y al propio yo. Gratificante porque tras el perdón, el corazón se ensancha y se llena de paz.

Porque perdonar en su estado más profundo no solo consiste en condonar, sino también olvidar y…volver a amar. Perdonar de verdad es volver a empatizar con quienes han sido hirientes, ofensivos e injustos y eso únicamente se puede hacer aplicando la escala de una virtud que en principio es humana, la bondad, pero que a partir de cierto grado se trasforma en cristiana, siendo su máxima expresión la santidad. La envergadura de la ofensa determinará si se trata de una u otra.


GFIMA Inmobiliaria

En el Evangelio, Jesús nos habla de una manera directa sobre el camino que hemos de seguir si queremos alcanzar la perfección cristiana que en esto consiste la santidad. Pues bien en este camino el perdón es posada irrenunciable. Nadie puede lograr la santidad si antes no ha perdonado setenta veces siete.

El “amar y perdonar a nuestros enemigos”, expresión del mismo Jesús aparecida en Mateo y Lucas, junto a la parábola del joven rico narrada por los tres evangelistas sinópticos, son las dos exigencias evangélicas que todo cristiano ha de aceptar y seguir si quiere alcanzar la vida eterna.


Selfietour – B Travel 1 año

Si la temperatura de la Fe está reflejada por la Caridad, la de santidad queda expresada por la capacidad de perdonar. En ambos se trata del amor y el perdón al prójimo, a un prójimo que en algunas ocasiones es el enemigo, aquél que puede atentar incluso contra nuestra propia vida como en el martirio.

Estamos en Semana Santa, la Semana Grande para los cristianos porque en ella celebramos el gran Misterio de la Muerte y Resurrección de Jesucristo. Pues bien, la Semana Santa es también la gran semana del Perdón, de la suma bondad de Dios encarnado en su Hijo Jesucristo, el santo de Dios. Tras cuarenta días en los que la Iglesia nos ha invitado de una manera más explícita a la conversión, ahora es el momento de mirar al Señor en la Cruz y recibir de Él su completo perdón.


Farmacia Laura Mateos

El perdón de Aquél que haciéndose Hombre, nació y vivió de manera humilde y pobre, muriendo inocente, libre de toda culpa, redimiendo así nuestras faltas y pecados; y lo hizo por puro amor pidiendo al Padre que perdonara y justificara a quienes lo habían llevado hasta allí porque no sabían lo que hacían. Jesús en la Cruz ama y perdona hasta el límite. En el Calvario, Jesús hace propio todo aquello que predicó durante su vida pública. La pasión de Jesús es la coherencia de su mensaje. La muerte de Jesús es la coherencia de su vida.

“Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre”. Del Himno a Filipenses.


AMFAR – Atención de mujeres rurales con necesidades educativas o de inserción laboral

Fermín Gassol Peco
Director Cáritas Diocesana de Ciudad Real

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here