Salones Epilogo

Cartel Día Caridad 2015

En la Festividad del Corpus Christi y ante la contemplación de la admirable Presencia del Señor en la Eucaristía, Sacramento de nuestra Fe, Cáritas, la Iglesia nos pregunta: ¿Qué hacemos con nuestros hermanos? Jesucristo hoy y siempre, se ofrece como único alimento capaz de saciar nuestra hambre de Eternidad…en un mundo, en una sociedad empeñada en saciar sus anhelos, sueños y conquistas, buscando su identidad en reclamos y lugares atractivos, pero carentes del más mínimo valor humano y trascendente.


Vinicola Inline

Prueba de ello es que en esta época de admirables avances tecnológicos, resulta paradójicamente triste y desconcertante que también esté marcada por las desigualdades sociales, la pobreza, el hambre, y la pérdida de derechos fundamentales…La exclusión de las personas y las familias más pobres, crece de forma escandalosa. Los ricos son más ricos, y los pobres, más numerosos y más pobres.

En el mundo, millones de personas han quedado tiradas, “descartadas”, excluidas en las pronunciadas cunetas de nuestra sociedad. No podemos vivir dando la espalda a los más de 6 millones de personas que no tienen trabajo en nuestro país; ni a los 845 millones de personas con hambre crónica en el mundo; ni a las miles de personas que tratan de buscar otra vida mejor cruzando fronteras, ni a los más de 20 millones de hermanos que en el mundo viven bajo condiciones de esclavitud.


Selfietour – oferta Balneario Jerte

Los obispos españoles en su CV Asamblea Plenaria celebrada el pasado mes de abril, tratan este gravísimo problema social en la Instrucción Pastoral online casino “Iglesia al servicio de los pobres”:

“Tanto las nuevas pobrezas como la corrupción están facilitadas por el empobrecimiento espiritual. El talante personal y el comportamiento moral de las personas están dañados por la indiferencia religiosa, el olvido de Dios o la despreocupación por la cuestión sobre el destino trascendente del ser humano. No se puede olvidar, dicen también los obispos, que la personalidad del hombre se enriquece con el reconocimiento de Dios que sostiene nuestra dimensión ética, nos impulsa al amor a todo hombre, haciendo de la caridad fraterna la señal distintiva”.


Hidymec

Nuestros pastores analizan también los factores que explican la gravísima situación actual: “El primero de ellos, dicen, es la negación de la primacía del ser humano que se apoya en la dignidad que Dios le otorga. El segundo es el dominio de lo inmediato y lo técnico, lo exterior, lo visible, lo rápido. La técnica parece ser la razón última de todo lo que nos rodea y su desarrollo se presenta como la panacea para resolver todos los males del hombre. Y como tercer y cuarto factor, la polarización del hombre como mero sujeto económico”.
Como propuestas esperanzadoras, los obispos hablan de: “Cultivar una espiritualidad que impulse al compromiso social y apoyarse en la fuerza transformadora de la evangelización, porque el anuncio del Evangelio, fermento de libertad y de fraternidad, ha ido acompañado siempre de la promoción humana y social de aquellos a los que se anuncia”.

En este Día de la Caridad, Jesucristo nos recuerda que no puede ser cristiano quien no sabe ser pobre entre los descartados, entre los desechados, entre los que no cuentan, entre los invisibles de este mundo. Ante esa Presencia real de nuestro Señor…nuestra actitud no debe ser otra que la de decir Ven Señor Jesús. Ante su “escandalosa pequeñez” como signo supremo de Amor por los hombres,…hecho alimento para que todos comamos de El…no cabe sino arrodillarse en actitud de contemplación y decir: gracias Señor por haberte convertido para todos los hombres en Pan de Vida Eterna.



Fermín Gassol Peco
Director de Cáritas Diocesana de Ciudad Real

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here