Salones Epilogo
oscar romero
Óscar Romero

Celebramos este domingo en nuestra Diócesis el día del Misionero Diocesano y lo hacemos una semana después de conmemorar también, en la festividad del Corpus Christi, el Día de la Caridad. Caridad y Misión…Misión y Caridad. Dos celebraciones que responden a expresiones de Fe inseparables para una misma vocación y compromiso cristiano. Porque la caridad no puede entenderse si no va potenciada y es culminada por el espíritu misionero y éste resulta imposible si no está promovido desde la caridad. El amor de Dios hecho carne en el prójimo como centro, principio y fin de ambas realidades.

Hace unas fechas, el Papa Francisco pronunció unas palabras con ocasión de la última Asamblea de Cáritas Internationalis que también contienen un profundo sentido misionero: “Sé que ustedes están en la calle, ayudando a los necesitados a través de sus obras de justicia y Caridad. Salir a la calle puede producir un accidente. Quedarse encerrado, enferma. Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”….


Vinicola Inline

Salir,…una palabra que resume la opción que el papa Francisco nos recuerda y casi exige una y otra vez. Salir de nosotros mismos, de nuestras comodidades, seguridades y arriesgar, “complicándonos la vida, jugándonos el tipo” si es necesario, (Vicente Hondarza y Oscar Romero así lo hicieron), por el único motivo de llevar la Buena Nueva a todos los rincones de la tierra, a aquellos que se encuentran más lejanos pero también a los que viven a nuestro lado.

De los catorce mil misioneros españoles, ciento dos son nacidos o formados en nuestra diócesis; vecinos, amigos, familiares que se encuentran presentes en cuatro continentes: sesenta y uno en América Latina, veintiséis en Europa, tres en Asia y doce en África; sacerdotes, religiosas y laicos de distintos lugares de nuestra provincia, enviados por nuestra Iglesia diocesana a tierras lejanas para dar a conocer a los que allí viven, la inmensa mayoría en condiciones de pobreza y miseria, el don de Dios, Padre de todos.


Ayto Tomelloso – UNED curso YOGA

Los voluntarios de Cáritas somos de alguna manera también misioneros enviados por nuestra misma Iglesia Diocesana para llevar la realidad del Dios bondadoso y misericordioso a los hermanos más próximos, a aquellos que estando a nuestro lado, muy cerca, viven en condiciones deplorables. Todo nuestro quehacer, desde aquello que creemos más básico y nimio…tiene como proyección y sentido único, dar a conocer la más hermosa realidad y el mayor “título” que puede poseer todo ser humano: hijo de Dios.

Ambos, pues, somos portadores de ese Amor a aquellos que son sus preferidos, los olvidados, los que no cuentan…los últimos de los últimos. Que no hay pobreza más profunda que no saberse hijo de Dios.


Ayto Tomelloso – UNED curso YOGA

La Caridad y la Misión significan testimonio evangélico, experiencia de la Fe, expresión pública y explícita de nuestra vocación cristiana. La Caridad y la Misión, los voluntarios de Cáritas y los misioneros, son cristianos que salen de sí mismos para proclamar su Fe, Esperanza y Amor a un mundo que cada día cree menos en Dios…y como consecuencia, en el ser humano.

Fermín Gassol Peco



Director de Cáritas Diocesana de Ciudad Real

EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here